Verso 113

smartavyaḥ satataṁ viṣṇur vismartavyo na jātucit
sarve vidhi-niṣedhāḥ syur etayor eva kiṅkarāḥ
Palabra por palabra: 
smartavyaḥ — ser recordado; satatam — siempre; viṣṇuḥ — el Señor Viṣṇu; vismartavyaḥ — ser olvidado; na — no; jātucit — en ningún momento; sarve — todas; vidhi-niṣedhāḥ — las reglas y prohibiciones mencionadas en las Escrituras reveladas o dadas por el maestro espiritual; syuḥ — deben ser; etayoḥ — de estos dos principios (recordar siempre a Kṛṣṇa, Viṣṇu, y nunca olvidarle); eva — ciertamente; kiṅkarāḥ — los sirvientes.
Traducción: 
«“Kṛṣṇa es el origen del Señor Viṣṇu. Él siempre debe ser recordado, y nunca olvidado. Todas las reglas y las prohibiciones que se mencionan en los śāstras deben estar al servicio de estos dos principios.”
Significado: 

SIGNIFICADO: Este verso es una cita del Padma Purāṇa. Los śāstras señalan muchos principios regulativos, y el maestro espiritual da muchas directrices. Esos principios regulativos deben actuar como sirvientes del principio básico, es decir, siempre hay que recordar a Kṛṣṇa y no olvidarle nunca. Eso es posible cuando se reza el mantra Hare Kṛṣṇa. Por lo tanto, se debe rezar estrictamente el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa las veinticuatro horas del día. Es posible que, bajo la dirección del maestro espiritual, tengamos otros deberes que cumplir, pero ante todo hay que regirse por la orden del maestro espiritual de rezar un determinado número de rondas en el rosario. En el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, hemos recomendado que el neófito rece un mínimo de diecisīis rondas. Eso es absolutamente necesario para quien desee recordar a Kṛṣṇa y no olvidarle. De todos los principios regulativos, la orden del maestro espiritual de rezar un mínimo de diecisīis rondas es de la máxima importancia.

El devoto puede vender libros, alistar miembros vitalicios u ofrecer algún otro servicio, pero esos deberes no son deberes comunes. Actúan como un impulso para recordar a Kṛṣṇa. Cuando el devoto va con un equipo de saṅkīrtana o vende libros, de forma natural recuerda que va a vender libros de Kṛṣṇa. De ese modo, está recordando a Kṛṣṇa. Cuando va a alistar miembros vitalicios, habla acerca de Kṛṣṇa y, por lo tanto, Le recuerda. Smartavyaḥ satataṁ viṣṇur vismartavyo na jātucit. La conclusión es que debemos actuar de tal manera que recordemos siempre a Kṛṣṇa, y debemos abstenernos de hacer cosas que nos hagan olvidar a Kṛṣṇa. Estos dos principios constituyen el fundamento básico del proceso de conciencia de Kṛṣṇa.