Verso 142

vidhi-dharma chāḍi’ bhaje kṛṣṇera caraṇa
niṣiddha pāpācāre tāra kabhu nahe mana
Palabra por palabra: 
vidhi-dharma chāḍi’ — abandonando todos los principios regulativos de la institución de varṇa y āśrama; bhaje — adora; kṛṣṇera caraṇa — los pies de loto del Señor Kṛṣṇa; niṣiddha — prohibidas; pāpa-ācāre — en actividades pecaminosas; tāra — suya; kabhu — en ningún momento; nahe — no; mana — la mente.
Traducción: 
«El devoto puro, aunque no sigue todos los principios regulativos del varṇāśrama, adora los pies de loto de Kṛṣṇa. Por esa razón, está libre, de forma natural, de la tendencia a incurrir en pecado.
Significado: 

SIGNIFICADO: La institución varṇāśrama está concebida de tal manera que no se cometan actividades pecaminosas. La existencia material continúa debido a las actividades pecaminosas. Cuando en esta vida la entidad viviente actúa de forma pecaminosa, en la siguiente vida recibe el cuerpo adecuado. Si vuelve a actuar de forma pecaminosa, recibe otro cuerpo material. De ese modo, se halla continuamente bajo la influencia de la naturaleza material.

puruṣaḥ prakṛti-stho hi bhuṅkte prakṛti-jān guṇān
kāraṇaṁ guṇa-saṅgo
’sya sad-asad-yoni-janmasu

«La entidad viviente que se encuentra en la naturaleza material sigue así los caminos de la vida, disfrutando de las tres modalidades de la naturaleza. Ello se debe a su contacto con esa naturaleza material. De ese modo, se encuentra con el bien y el mal entre las diversas especies» (Bg. 13.22).

Debido al contacto con las modalidades de la naturaleza material, recibimos distintos tipos de cuerpos, buenos y malos. No podemos liberarnos del ciclo de nacimientos y muertes, la transmigración del alma, si no estamos completamente libres de toda actividad pecaminosa. El mejor proceso, por lo tanto, es volverse consciente de Kṛṣṇa. No es posible volverse consciente de Kṛṣṇa sin estar libre de todas las actividades pecaminosas. Naturalmente, la persona que es muy seria en el cultivo de conciencia de Kṛṇa está libre de toda actividad pecaminosa. Por consiquiente, el devoto no siente inclinación por cometer pecados. Bajo la presión de la ley o de nuestras obligaciones, no logramos abandonar las actividades pecaminosas. Sin embargo, si nos volvemos conscientes de Kṛṣṇa, podemos abandonarlas fácilmente. Así se confirma en este verso.