Bg 10.18

vistareṇātmano yogaṁ
vibhūtiṁ ca janārdana
bhūyaḥ kathaya tṛptir hi
śṛṇvato nāsti me ’mṛtam
Palabra por palabra: 
vistareṇa — en detalle; ātmanaḥ — Tu; yogam — poder místico; vibhūtim — opulencias; ca — también; jana-ardana — ¡oh, destructor de los ateos!; bhūyaḥ — de nuevo; kathaya — describe; tṛptiḥ — satisfacción; hi — ciertamente; śṛṇvataḥ — oyendo; na asti — no hay; me — mi; amṛtam — néctar.
Traducción: 
¡Oh, Janārdana!, por favor describe de nuevo detalladamente el poder místico de Tus opulencias. Yo nunca me sacio de oír hablar de Ti, pues cuanto más oigo, más quiero saborear el néctar de Tus palabras.
Significado: 

Los ṛṣis de Naimiṣāraṇya, encabezados por Śaunaka, le hicieron una declaración similar a Sūta Gosvāmī. Esa declaración es:

vayaṁ tu na vitṛpyāma uttama-śloka-vikrame
yac chṛṇvatām rasa-jñānāṁ svādu svādu pade pade

“Aunque se haga continuamente, uno nunca puede saciarse de oír hablar de los trascendentales pasatiempos de Kṛṣṇa, a quien se lo glorifica con oraciones excelentes. Aquellos que han establecido una relación trascendental con Kṛṣṇa, disfrutan a cada paso de las descripciones de los pasatiempos del Señor” (Bhāg. 1.1.19). Así pues, Arjuna está interesado en oír hablar de Kṛṣṇa y, en especial, de la manera en que Él permanece como el Señor Supremo omnipresente.

Ahora bien, en lo que se refiere al amṛtam, el néctar, cualquier narración o declaración que trate de Kṛṣṇa es como un néctar. Y ese néctar se puede percibir con la experiencia práctica. Los cuentos modernos, la ficción y las historias son diferentes de los pasatiempos trascendentales del Señor, en el sentido de que uno se cansa de oír las historias mundanas, pero uno nunca se cansa de oír hablar de Kṛṣṇa. Es sólo por esa razón que la historia de todo el universo está repleta de referencias acerca de los pasatiempos de las encarnaciones de Dios. Los Purāṇas son historias de épocas pasadas que relatan los pasatiempos de las diversas encarnaciones del Señor. De ese modo, el material de lectura siempre permanece fresco, a pesar de que se lea reiteradamente.