Bg 11.3

evam etad yathāttha tvam
ātmānaṁ parameśvara
draṣṭum icchāmi te rūpam
aiśvaraṁ puruṣottama
Palabra por palabra: 
evam — así pues; etat — esta; yathā — tal como es; āttha — has hablado; tvam — Tú; ātmānam — Tú mismo; parama-īśvara — ¡oh, Señor Supremo!; draṣṭum — ver; icchāmi — yo deseo; te — Tu; rūpam — forma; aiśvaram — divina; puruṣa-uttama — ¡oh, Tú, la mejor de las personalidades!.
Traducción: 
¡Oh, Tú, la más grande de todas las personalidades!, ¡oh, forma suprema!, aunque Te estoy viendo aquí ante mí en Tu verdadera posición, tal como Tú mismo Te has descrito, deseo ver cómo has entrado en esta manifestación cósmica. Yo quiero ver esa forma Tuya.
Significado: 

El Señor dijo que como Él había entrado en el universo material por medio de Su representación personal, la manifestación cósmica se había hecho posible y continuaba existiendo. Ahora bien, en lo que respecta a Arjuna, a él lo inspiran las declaraciones de Kṛṣṇa, pero a fin de convencer a otros que en el futuro puede que piensen que Kṛṣṇa es una persona ordinaria, Arjuna desea verlo de hecho en Su forma universal, para ver cómo Él actúa desde dentro del universo, si bien está aparte de él. Que Arjuna se refiera al Señor como puruṣottama también es significativo. Puesto que el Señor es la Suprema Personalidad de Dios, Él está presente dentro del propio Arjuna; por lo tanto, Él conoce el deseo de Arjuna y entiende que Arjuna no tiene ningún deseo especial de verlo en Su forma universal, pues Arjuna se siente totalmente satisfecho de verlo a Él en Su forma personal de Kṛṣṇa. Pero el Señor también puede entender que Arjuna quiere ver la forma universal para convencer a otros. Arjuna no tenía ningún deseo personal de que se le diera una confirmación. Kṛṣṇa también entiende que Arjuna quiere ver la forma universal para establecer un criterio, ya que en el futuro habría muchísimos impostores que se harían pasar por encarnaciones de Dios. Luego la gente debe ser cuidadosa; aquel que dice ser Kṛṣṇa, debe estar dispuesto a mostrar su forma universal, para confirmarle a la gente lo que alega.