Bg 14.4

sarva-yoniṣu kaunteya
mūrtayaḥ sambhavanti yāḥ
tāsāṁ brahma mahad yonir
ahaṁ b
īja-pradaḥ pitā
Palabra por palabra: 
sarva-yoniṣu — en todas las especies de vida; kaunteya — ¡oh, hijo de Kuntī!; mūrtayaḥ — formas; sambhavanti — ellas aparecen; yāḥ — el cual; tāsām — de todas ellas; brahma — el supremo; mahat yoniḥ — la fuente del nacimiento en la sustancia material; aham — Yo; bīja-pradaḥ — que aporta la simiente; pitā — el padre.
Traducción: 
Ha de saberse, ¡oh, hijo de Kuntī!, que todas las especies de vida aparecen mediante su nacimiento en esta naturaleza material, y que Yo soy el padre que aporta la simiente.
Significado: 

En este verso se explica bien claro que la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, es el padre original de todas las entidades vivientes. Las entidades vivientes son combinaciones de la naturaleza material y la naturaleza espiritual. Esas entidades vivientes no sólo se ven en este planeta, sino en todos los demás, incluso en el más elevado de todos, donde se encuentra Brahmā. En todas partes hay entidades vivientes; las hay dentro de la tierra, e incluso dentro del agua y dentro del fuego. Todas esas apariciones se deben a la madre, la naturaleza material, y al proceso mediante el cual Kṛṣṇa aporta la simiente. La conclusión de esto es que el mundo material es fecundado con entidades vivientes, las cuales en el momento de la creación salen con diversas formas según sus acciones pasadas.