CC Ādi 10.135-136

pratāparudra rājā, āra oḍhra kṛṣṇānanda
paramānanda mahāpātra, oḍhra śivānanda
bhagavān ācārya, brahmānandākhya bhāratī
śrī-śikhi māhiti, āra murāri māhiti
Palabra por palabra: 
pratāparudra rājā — el rey Pratāparudra de Orissa; āra — y; oḍhra kṛṣṇānanda — Kṛṣṇānanda, un devoto oriyā; paramānanda mahāpātra — Paramānanda Mahāpātra; oḍhra śivānanda — el Śivānanda oriyā; bhagavān ācārya — Bhagavān Ācārya; brahmānanda-ākhya bhāratī — Brahmānanda Bhāratī; śrī-śikhi māhiti — Śrī Śikhi Māhiti; āra — y; murāri māhiti — Murāri Māhiti.
Traducción: 
El rey Pratāparudra de Orissa, los devotos oriyās Kṛṣṇānanda y Śivānanda, Paramānanda Mahāpātra, Bhagavān Ācārya, Brahmānanda Bhāratī, Śrī Śikhi Māhiti y Murāri Māhiti estuvieron constantemente relacionados con Śrī Caitanya Mahāprabhu mientras Él vivió en Jagannātha Purī.
Significado: 

SIGNIFICADO: Pratāparudra Mahārāja, que perteneció a la dinastía de los reyes Gaṅgā, cuya capital estaba en Cuttak, fue emperador de Orissa y gran devoto de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Fue por la intervención de Rāmānanda Rāya y Sārvabhauma Bhaṭṭācārya por lo que pudo servir personalmente al Señor Caitanya. En el Gaura-gaṇoddeśa-dīpikā (118) se dice que el rey Indradyumna, que había fundado el templo de Jagannātha miles de años antes, volvió a nacer más tarde en su propia familia como Mahārāja Pratāparudra, en tiempos de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Mahārāja Pratāparudra fue tan poderoso como el rey Indra. La obra teatral titulada Caitanya-candrodaya se escribió bajo su dirección.

En el Capítulo Quinto del Antya-khaṇḍa del Caitanya-bhāgavata, se describe a Paramānanda Mahāpātra como sigue: «Paramānanda Mahāpātra estaba entre los devotos que habían nacido en Orissa y habían aceptado a Caitanya Mahāprabhu como su único bien. En el éxtasis de amor conyugal, siempre pensaba en Caitanya Mahāprabhu». Bhagavān Ācārya, un erudito muy docto, había vivido anteriormente en Hālisahara, pero lo dejó todo para vivir con Caitanya Mahāprabhu en Jagannātha Purī. Su relación con Caitanya Mahāprabhu fue amistosa, como la de un pastorcillo de vacas. Siempre fue amistoso con Svarūpa Gosāñi, pero estaba firmemente consagrado a los pies de loto del Señor Caitanya Mahāprabhu. A veces invitaba a Caitanya Mahāprabhu a su casa.

Bhagavān Ācārya era muy sencillo y liberal. Su padre, Śatānanda Khān, era totalmente materialista, y su hermano menor, Gopāla Bhaṭṭācārya, fue un firme filósofo māyāvādī que había estudiado de un modo muy detallado. Cuando su hermano fue a Jagannātha Purī, Bhagavān Ācārya quiso escucharle hablar de la filosofía māyāvāda, pero Svarūpa Dāmodara se lo prohibió, y la cosa quedó así. Una vez, un amigo de Bengala de Bhagavān Ācārya quería recitar una obra dramática que había escrito él mismo y que iba contra los principios del servicio devocional, y aunque Bhagavān Ācārya quería recitar esa obra ante Śrī Caitanya Mahāprabhu, Svarūpa Dāmodara, el secretario del Señor, no se lo permitió. Más tarde, Svarūpa Dāmodara señaló en la obra muchos errores y discrepancias con la conclusión del servicio devocional, y el autor se dio cuenta de las equivocaciones que su obra contenía y se rindió a Svarūpa Dāmodara, pidiendo su misericordia. Esto se describe en los versos 91 al 158 del Capítulo Quinto del Antya-līlā.

En el del Gaura-gaṇoddeśa-dīpikā (189) se dice que Śikhi Māhiti fue anteriormente una asistente de Śrīmatī Rādhārāṇī llamada Rāgalekhā. Su hermana Mādhavī fue también una asistente de Śrīmatī Rādhārāṇī, y se llamaba Kalākelī. Śikhi Māhiti, Mādhavī, y su hermano Murāri Māhiti, fueron todos devotos puros de Śrī Caitanya Mahāprabhu, que no pudieron olvidarle ni un momento de su vida. Hay un libro en lengua oriyā titulado Caitanya-carita-mahākāvya, en el que hay muchas narraciones referentes a Śikhi Māhiti. Una de ellas se refiere a un sueño extático que tuvo. Śikhi Māhiti estaba siempre ocupado sirviendo al Señor en su mente. Una noche, mientras estaba ofreciendo ese servicio, se quedó dormido, y mientras dormía, su hermano y su hermana vinieron a despertarle. En aquel momento estaba en pleno éxtasis, porque tenía un sueño maravilloso en el que el Señor Caitanya, mientras visitaba el templo de Jagannātha, entraba y salía del cuerpo de Jagannātha y miraba a la Deidad de Jagannātha. De manera que en cuanto se despertó, abrazó a su hermano y hermana y les dijo: «Mis queridos hermanos, he tenido un sueño maravilloso que os voy a contar ahora. Las actividades de Śrī Caitanya Mahāprabhu, el hijo de madre Śacī, son sin duda sumamente maravillosas. Vi que Śrī Caitanya Mahāprabhu, cuando visitaba el templo de Jagannātha, entraba en el cuerpo de Jagannātha y de nuevo salía de Su cuerpo. Aún veo ese sueño. ¿Creéis que me he vuelto loco? ¡Aún veo ese sueño! Y lo más maravilloso es que cuando me acerqué a Caitanya Mahāprabhu, me abrazó con Sus largos brazos». Mientras Śikhi Māhiti les contaba esto a su hermano y a su hermana, la voz se le entrecortaba y se le llenaban los ojos de lágrimas. Entonces fueron los tres al templo de Jagannātha, y allí vieron a Śrī Caitanya en Jagamohana en la sala de kīrtana, mirando la belleza de la Deidad del Señor Jagannātha, como en el sueño de Śikhi Māhiti. El Señor fue tan magnánimo que abrazó de inmediato a Śikhi Māhiti exclamando: «¡Tú eres el hermano mayor de Murāri!». Al ser abrazado de aquel modo, Śikhi Māhiti sintió una bienaventuranza trascendental extática. De esta manera, él, su hermano y su hermana estuvieron ofreciendo siempre servicio al Señor. En el verso 44 del Capítulo Décimo del Madhya-līlā, se describe a Murāri Māhiti, el hermano menor de Śikhi Māhiti.