CC Ādi 3.79

koṭi aśvamedha eka kṛṣṇa nāma sama
yei kahe, se pāṣaṇḍī, daṇḍe tāre yama
Palabra por palabra: 
koṭi — diez millones; aśvamedha — sacrificios de caballos; eka — uno; kṛṣṇa — del Señor Kṛṣṇa; nāma — nombre; sama — igual a; yei — aquel que; kahe — dice; se — él; pāṣaṇḍī — ateo; daṇḍe — castiga; tāre — a él; yama — Yamarāja.
Traducción: 
Quien dice que diez millones de sacrificios aśvamedha son iguales al canto del santo nombre del Señor Kṛṣṇa es, sin duda, un ateo. Esta persona puede estar segura de que recibirá el castigo de Yamarāja.
Significado: 

SIGNIFICADO: En la lista de las diez clases de ofensas que se cometen al cantar el santo nombre de la Suprema Personalidad de Dios, Hare Kṛṣṇa, la octava ofensa es dharma-vrata-tyāga-hutādi-sarva-śubha-kriyā-sāmyam api pramādaḥ: Nunca debe pensarse que cantar el santo nombre de Dios es lo mismo que las actividades piadosas como dar limosna a brāhmaṇas o personas santas, fundar instituciones caritativas para la educación, repartir alimentos, etc. El resultado de las actividades piadosas no es igual al que se obtiene cantando el santo nombre de Kṛṣṇa.

Las Escrituras védicas dicen:

go-koṭi-dānaṁ grahaṇe khagasya
prayāga-gaṅgodaka-kalpa-vāsaḥ
yajñāyutaṁ meru-suvarṇa-dānaṁ
govinda-kīrter na samaṁ śatāṁśaiḥ

«Incluso si alguien reparte como caridad diez millones de vacas durante un eclipse de Sol, vive en la confluencia del Ganges y el Yamunā durante millones de años, o entrega en sacrificio una montaña de oro a los brāhmaṇas, no gana una centésima parte del mérito que se alcanza al cantar Hare Kṛṣṇa». Dicho de otra manera, quien cree que cantar Hare Kṛṣṇa es una forma de actividad piadosa está completamente desorientado. Por supuesto que es piadoso este canto; pero el hecho real es que Kṛṣṇa y Su nombre, como son trascendentales, están muy por encima de toda actividad piadosa mundana. La actividad piadosa se encuentra en el nivel material, mientras que cantar el santo nombre de Kṛṣṇa pertenece enteramente al nivel espiritual. Por lo tanto, aunque los pāṣaṇḍis no lo entiendan, la actividad piadosa nunca podrá compararse con cantar el santo nombre.