CC Ādi 7.104

tomarā vacana śuni’ juḍāya śravaṇa
tomāra mādhurī dekhi’ juḍāya nayana
Palabra por palabra: 
tomāra — Tus; vacana — palabras; śuni’ — al oír; juḍāya — muy satisfechos; śravaṇa — recepción auditiva; tomāra — Tu; mādhurī — néctar; dekhi’ — al ver; juḍāya — satisface; nayana — nuestros ojos.
Traducción: 
«Querido Caitanya Mahāprabhu —continuaron—, para decirte la verdad, nos complace muchísimo oír Tus palabras, y además, Tus rasgos físicos son tan placenteros que nos sentimos extraordinariamente satisfechos al verte.
Significado: 

SIGNIFICADO: En los śāstras se dice:

ataḥ śrī-kṛṣṇa-nāmādi na bhaved grāhyam indriyaiḥ
sevonmukhe hi jihvādau svayam eva sphuraty adaḥ

«Con los sentidos contaminados materialmente no se puede comprender a la Suprema Personalidad de Dios, ni Su nombre, forma, cualidades o enseres; pero si se Le ofrece servicio, el Señor Se revela a Sí mismo» (Bhakti-rasāmṛta-sindhu 1.2.234). Aquí puede verse el efecto del servicio de los sannyāsīs māyāvādīs a Nārāyaṇa. Puesto que los māyāvādīs mostraron algo de respeto a Śrī Caitanya Mahāprabhu, y puesto que eran piadosos y realmente seguían las austeras reglas y regulaciones de la orden sannyāsa, entendían un poco la filosofía vedānta, y por la gracia de Śrī Caitanya Mahāprabhu pudieron darse cuenta de que Él era precisamente la Suprema Personalidad de Dios, que está dotada de todas las seis opulencias. Una de estas opulencias es Su belleza. Por Sus rasgos corporales extraordinariamente hermosos, los sannyāsīs māyāvādīs reconocieron en Śrī Caitanya Mahāprabhu a Nārāyaṇa mismo. No era una farsa de Nārāyaṇa como los daridra-nārāyaṇas inventados por supuestos sannyāsīs.