CC Ādi 7.29-30

māyāvādī, karma-niṣṭha kutārkika-gaṇa
nindaka, pāṣaṇḍī, yata paḍuyā adhama
sei saba mahādakṣa dhāñā palāila
sei vanyā tā-sabāre chuṅite nārila
Palabra por palabra: 
māyāvādī — los filósofos impersonalistas; karma-niṣṭha — los trabajadores fruitivos; kutārkika-gaṇa — los falsos lógicos; nindaka — los blasfemos; pāṣanḍī — los no devotos; yata — todos; paḍuyā — estudiantes; adhama — la clase más baja; sei saba — todos ellos; mahā-dakṣa — son muy expertos; dhāñā — corriendo; palāila — se fueron; sei vanyā — esa inundación; -sabāre — todos ellos; chuṅite — alcanzando; nārila — no pudo.
Traducción: 
Los impersonalistas, los trabajadores fruitivos, los falsos lógicos, los blasfemos, los no devotos, y los inferiores entre la comunidad estudiosa son grandes expertos en evitar el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, y por tanto, la inundación de la conciencia de Kṛṣṇa no puede alcanzarles.
Significado: 

SIGNIFICADO: Al igual que los filósofos māyāvādīs del pasado, como Prakāśānanda Sarasvatī de Benarés, los impersonalistas modernos no se interesan por el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa de Śrī Caitanya. No conocen el valor de este mundo material; lo consideran falso, y no pueden comprender cómo puede utilizarlo el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. Están tan absortos en el pensamiento impersonal, que dan por supuesto que toda variedad espiritual es material. Puesto que no conocen nada más allá de su concepto erróneo del brahmajyoti, no pueden comprender que Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, es espiritual, y por tanto, está más allá del concepto de la ilusión material. Cada vez que Kṛṣṇa Se encarna, personalmente o como devoto, estos filósofos māyāvādīs Le toman por un ser humano corriente. Esto se condena en la Bhagavad-gītā (9.11):

avajānanti māṁ mūḍhā mānuṣīṁ tanum āśritam
paraṁ bhāvam ajānanto mama bhūta-maheśvaram

«Los necios se burlan de Mí cuando desciendo con forma humana. No conocen Mi naturaleza trascendental como el Señor Supremo de todo cuanto existe».

Hay también otras personas sin escrúpulos que explotan el advenimiento del Señor haciéndose pasar por una encarnación, para engañar a la gente inocente. Una encarnación de Dios tiene que pasar las pruebas de las declaraciones de los śāstras, y también llevar a cabo acciones extraordinarias. No se puede aceptar a un bribón como encarnación de Dios, sino que hay que probar su capacidad de actuar como Suprema Personalidad de Dios. Por ejemplo, Kṛṣṇa instruyó a Arjuna en la Bhagavad-gītā, y Arjuna también Le aceptó como la Suprema Personalidad de Dios, pero para nuestra comprensión, Arjuna pidió al Señor que manifestase Su forma universal, para probar si Él era realmente el Señor Supremo. Igualmente, hay que probar a la supuesta encarnación según el criterio ortodoxo. Para evitar ser confundido mediante una exhibición de poderes místicos, es preferible examinar a toda supuesta encarnación de Dios desde el ángulo de las declaraciones de los śāstras. Śrī Caitanya Mahāprabhu está descrito en los śāstras como una encarnación de Kṛṣṇa; por tanto, si alguien quiere imitar a Śrī Caitanya y pretende ser una encarnación, para apoyarlo tiene que mostrar las evidencias de los śāstras sobre su advenimiento.