CC Ādi 7.95-96

ei tāṅra vākye āmi dṛḍha viśvāsa dhari’
nirantara kṛṣṇa-nāma saṅkīrtana kari
sei kṛṣṇa-nāma kabhu gāoyāya, nācāya
gāhi, nāci nāhi āmi āpana-icchāya
Palabra por palabra: 
ei — esto; tāṅra — sus (de Mi maestro espiritual); vākye — en las palabras de; āmi — Yo; dṛḍha — firme; viśvāsa — fe; dhari’ — dependo; nirantara — siempre; kṛṣṇa-nāma — el santo nombre de Śrī Kṛṣṇa; saṅkīrtana — canto; kari — continúo; sei — ese; kṛṣṇa-nāma — el santo nombre de Śrī Kṛṣṇa; kabhu — a veces; gāoyāya — Me hace cantar; nācāya — Me hace bailar; gāhi — cantando; nāci — bailando; nāhi — no; āmi — Yo mismo; āpana — propia; icchāya — voluntad.
Traducción: 
«Yo creo firmemente en estas palabras de Mi maestro espiritual, y por tanto, canto siempre el santo nombre del Señor, solo y en compañía de los devotos. Este santo nombre de Śrī Kṛṣṇa a veces Me hace cantar y bailar, y por tanto, canto y bailo. No creáis, os lo ruego, que lo hago intencionadamente. Lo hago de un modo involuntario.
Significado: 

SIGNIFICADO: Aquel que no puede mantener su fe en las palabras del maestro espiritual, sino que actúa independientemente, no recibe nunca la autorización para cantar el santo nombre de Dios. Se dice en los Vedas (Śvetāśvatara Up. 6.23):

yasya deve parā bhaktir yathā deve tathā gurau
tasyaite kathitā hy arthāḥ prakāśante mahātmanaḥ

«Solamente a aquellas grandes almas que tienen fe implícita tanto en el Señor como en el maestro espiritual, se revela automáticamente todo el contenido del conocimiento védico». Esta enseñanza védica es muy importante, y Śrī Caitanya Mahāprabhu la apoyó con Su conducta personal. Con fe en las palabras de Su maestro espiritual, introdujo el movimiento de saṅkīrtana, lo mismo que ahora el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa ha comenzado debido a la fe en las palabras de nuestro maestro espiritual. Él quería predicar, tuvimos fe en sus palabras, y tratamos de cumplirlas de un modo u otro, y ahora este movimiento es un éxito en todo el mundo. Por tanto, la fe en las palabras del maestro espiritual y en la Suprema Personalidad de Dios es el secreto del éxito. Śrī Caitanya Mahāprabhu nunca desobedeció las órdenes de Su maestro espiritual interrumpiendo Su propagación del movimiento de saṅkīrtana. Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Gosvāmī, en el momento de morir, ordenó a todos sus discípulos que trabajasen juntos para predicar la misión de Śrī Caitanya Mahāprabhu por todo el mundo. Más tarde, sin embargo, algunos discípulos insensatos, interesados sólo en sí mismos, desobedecieron sus órdenes. Cada uno de ellos quería ser jefe de la misión, y lucharon ante los tribunales, descuidando la orden del maestro espiritual, y la misión fracasó completamente. No estamos orgullosos de esto, pero hay que explicar la verdad. Tuvimos fe en las palabras de nuestro maestro espiritual y comenzamos de una manera modesta, sin ayuda de nadie, pero, por la fuerza espiritual de la orden de la autoridad suprema, el movimiento ha tenido éxito.

Hay que comprender que cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu cantaba y bailaba, lo hacía bajo la influencia de la potencia de placer del mundo espiritual. Śrī Caitanya Mahāprabhu nunca consideró que el santo nombre del Señor fuese una vibración material, ni ningún devoto puro confunde el canto del mantra Hare Kṛṣṇa con una manifestación musical material. Śrī Caitanya nunca intentó controlar el santo nombre; antes bien, Él nos enseñó cómo ser sirvientes del santo nombre. Si alguien canta el santo nombre del Señor sólo por ostentación, sin saber el secreto del éxito, quizás aumente su secreción biliar, pero nunca alcanzará la perfección en el canto del santo nombre. Śrī Caitanya Mahāprabhu Se describió a sí mismo de esta manera: «Soy un gran tonto, y no tengo conocimiento de lo que está bien y de lo que está mal. Para comprender el verdadero significado del Vedānta-sūtra, nunca seguí la explicación de la Śaṅkara-sampradāya o de los sannyāsīs māyāvādī Me dan mucho miedo los argumentos ilógicos de los filósofos māyāvādīs. Por tanto, pienso que no tengo autoridad en lo referente a sus explicaciones del Vedānta-sūtra. Creo firmemente que el simple hecho de cantar el santo nombre del Señor puede apartar todos los conceptos erróneos del mundo material. Creo que por el simple hecho de cantar el santo nombre del Señor, se puede alcanzar el refugio de los pies de loto del Señor. En esta era de peleas y desacuerdo, cantar los santos nombres es la única manera de liberarse de las garras de la naturaleza material.

«Cantando el santo nombre —continuó Śrī Caitanya—, casi Me volví loco. Sin embargo, tras preguntar a Mi maestro espiritual, he llegado a la conclusión de que, en lugar de esforzarse por algún logro en los cuatro principios de religiosidad (dharma), desarrollo económico (artha), complacencia de los sentidos (kāma) y liberación (mokṣa), es mejor si, de un modo u otro, se obtiene amor trascendental por Dios. Éste es el éxito más grande que se puede alcanzar en la vida. Aquel que ha alcanzado el amor por Dios, canta y baila espontáneamente, sin preocuparse del público.» Esta etapa de la vida se llama bhāgavata-jīvana, la vida del devoto.

Śrī Caitanya Mahāprabhu continuó: «Yo nunca canté ni bailé por ostentación artificial. Bailo y canto porque tengo fe firme en las palabras de Mi maestro espiritual. Aunque a los filósofos māyāvādīs no les gusta este canto y este baile, Yo los practico por la fuerza de las palabras de Mi maestro. Por tanto, hay que concluir que merezco muy poca gloria por estas actividades de cantar y bailar, porque se han realizado automáticamente, por la gracia de la Suprema Personalidad de Dios».