CC Ādi 8.78

ei grantha lekhāya more ‘madana-mohana’
āmāra likhana yena śukera paṭhana
Palabra por palabra: 
ei — esta; grantha — gran obra; lekhāya — me induce a escribir; more — a mí; madana-mohana — la Deidad; āmāra — mi; likhana — escritura; yena — como; śukera — del loro; paṭhana — respondiendo.
Traducción: 
En realidad, el Śrī Caitanya-caritāmṛta no es mi obra, sino el dictado de Śrī Madana-mohana. Mi escrito es como lo que repite un loro.
Significado: 

SIGNIFICADO: Ésta tendría que ser la actitud de todo devoto. Cuando la Suprema Personalidad de Dios reconoce a un devoto, Él le da inteligencia y le dicta la manera de volver al hogar, de regreso a Dios. Esto está confirmado en la Śrīmad Bhagavad-gītā (10.10):

teṣāṁ satata-yuktānāṁ bhajatāṁ prīti-pūrvakam
dadāmi buddhi-yogaṁ taṁ yena mām upayānti te

«A aquellos que están constantemente consagrados y Me sirven con amor, Yo les doy la comprensión con la cual pueden llegar hasta Mí». Todos tienen la oportunidad de ocuparse en el servicio trascendental de amor a Dios, porque toda entidad viviente es, por naturaleza, un sirviente del Señor. Ocuparse en el servicio al Señor es la función natural de la entidad viviente, pero como ésta se encuentra cubierta por la influencia de māyā, es decir, la energía material, cree que se trata de una tarea muy difícil. Pero si se coloca bajo la dirección de un maestro espiritual, y lo hace todo sinceramente, el Señor, que está en el corazón de todos, dicta inmediatamente cómo servirle (dadāmi buddhi-yogaṁ tam). El Señor da esta dirección, y así la vida del devoto se vuelve perfecta. Todo lo que hace un devoto puro está hecho bajo el dictado del Señor Supremo. Así pues, el autor del Śrī Caitanya-caritāmṛta confirma que todo lo que escribió fue escrito bajo la dirección de la Deidad de Śrī Madana-mohana.