CC Antya 16.29

āmi—nīca-jāti, āmāra nāhi kṛṣṇa-bhakti
anya aiche haya, āmāya nāhi aiche śakti”
Palabra por palabra: 
āmi — yo; nīca-jāti — pertenecer a una clase más baja; āmāra — mía; nāhi — no hay; kṛṣṇa-bhakti — devoción por Kṛṣṇa; anya — otros; aiche haya — puede que sean así; āmāya — a mí; nāhi — no hay; aiche śakti — ese poder.
Traducción: 
«Puede que otros hayan alcanzado esa posición, pero yo no poseo ese poder espiritual. Pertenezco a una clase baja y no tengo ni una pizca de devoción por Kṛṣṇa.»
Significado: 

SIGNIFICADO: Con estas palabras, Jhaḍu Ṭhākura se presenta como alguien que ha nacido en una familia de casta baja y que no posee las cualidades de un auténtico devoto del Señor Kṛṣṇa. Acepta las afirmaciones que declaran que una persona de bajo nacimiento es muy elevada si es un vaiṣṇava, pero su sentimiento es que esas descripciones del Śrīmad-Bhāgavatam son apropiadas para otros, no para él. La actitud de Jhaḍu Ṭhākura es muy propia de un auténtico vaiṣṇava, pues el vaiṣṇava nunca se considera elevado, ni siquiera si realmente lo es. Es siempre manso y humilde, y nunca se considera un devoto avanzado. Aunque se identifica con una posición baja, eso no significa que realmente sea bajo. En cierta ocasión, Sanātana Gosvāmī dijo que pertenecía a una familia de casta baja, pues, aunque había nacido en una familia brāhmaṇa, en su servicio como ministro del gobierno se había relacionado con mlecchas y yavanas. De forma similar, Jhaḍu Ṭhākura se presentó como alguien que pertenecía a una casta baja, pero en realidad era más elevado que muchas personas nacidas en familias brāhmaṇas. Esto se demuestra, no sólo en el Śrīmad-Bhāgavatam, de donde toma Kālidāsa sus citas de los Versos 26 y 27, sino que es una conclusión ampliamente respaldada en otros śāstras. En el Mahābhārata (Vana-parva, 177.20), por ejemplo, se afirma:

śūdre tu yad bhavel lakṣma dvije tac ca na vidyate
na vai śūdro bhavec chūdro brāhmaṇo na ca brāhmaṇaḥ

«Un śūdra de nacimiento puede poseer las cualidades de un brāhmaṇa, y un brāhmaṇa de nacimiento puede no poseerlas. En ese caso, ni el śūdra debe ser considerado śūdra, ni el brāhmaṇa debe ser considerado brāhmaṇa».

De forma similar, Vana-parva 203.11-12 se dice:

śūdra-yonau hi jātasya sad-guṇānupatiṣṭhataḥ
ārjave vartamānasya brāhmaṇyam abhijāyate

«Cuando una persona nacida en familia śūdra ha adquirido las cualidades de un brāhmaṇa, como satya [veracidad], śama [carácter pacífico], dama [dominio de sí mismo] y ārjava [sencillez], esa persona alcanza la elevada posición del brāhmaṇa».

Y en el Capítulo 163 del Anuśāsana-parva, se añade:

sthito brāhmaṇa-dharmeṇa brāhmaṇyam upajīvati
kṣatriyo vātha vaiśyo vā brahma-bhūyaḥ sa gacchati

ebhis tu karmabhir devi śubhair ācaritais tathā
śūdro brāhmaṇatāṁ yāti vaiśyaḥ kṣatriyatāṁ vrajet

na yonir nāpi saṁskāro na śrutaṁ na ca santatiḥ
kāraṇāni dvijatvasya vṛttam eva tu kāraṇam

«Quien realmente está establecido en las ocupaciones brahmínicas debe ser considerado brāhmaṇa, aunque haya nacido en familia kṣatriya o vaiśya. ¡Oh, Devī!, incluso quien ha nacido śūdra, si realmente se empeña en las ocupaciones del brāhmaṇa y manifiesta su comportamiento puro, se eleva al nivel de brāhmaṇa. También un vaiśya puede llegar a kṣatriya. Por lo tanto, ni el origen del nacimiento, ni el rito purificatorio, ni la educación son el criterio que define al brāhmaṇa. Vṛtta, la ocupación, es el auténtico criterio para que alguien pueda ser considerado brāhmaṇa».

A veces hemos visto personas que, sin ser hijos de doctores ni haber ido a la facultad de medicina, pueden ejercer de médicos. Con el conocimiento práctico de cómo hacer una operación quirúrgica, de cómo preparar las mezclas medicinales y de cómo recetar las medicinas adecuadas para determinadas enfermedades, es posible recibir un título que capacita en la práctica para el ejercicio colegiado de la medicina. Esa persona puede hacer las funciones de un médico y ser conocido como tal. Aunque los médicos con credenciales le consideren un curandero, el gobierno reconocerá su labor. En la India abundan esa clase de médicos, que cumplen a la perfección con sus funciones. De forma similar, quien se encuentre ocupado en el servicio o los deberes prescritos del brāhmaṇa debe ser considerado brāhmaṇa, cualquiera que sea la familia en que haya nacido. Ése es el veredicto de todos los śāstras.

El Śrīmad-Bhāgavatam (7.11.35) dice:

yasya yal lakṣaṇaṁ proktaṁ puṁso varṇābhivyañjakam
yad anyatrāpi dṛśyeta tat tenaiva vinirdiśet

Se trata de una afirmación hecha por Nārada Muni ante Mahārāja Yudhiṣṭhira. Nārada dice que las características de los brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas se explican en el śāstra. Por lo tanto, si se ve que alguien manifiesta las características y cualidades de un brāhmaṇa, kṣatriya o vaiśya, y desempeña una ocupación brahmínica, de kṣatriya o de vaiśya, aunque no haya nacido brāhmaṇa, kṣatriya o vaiśya, se le debe considerar como tal, en función de sus cualidades y su ocupación.

De forma similar, el Padma Purāṇa afirma:

na śūdrā bhagavad-bhaktās te tu bhāgavatā matāḥ
sarva-varṇeṣu te śūdrā ye na bhaktā janārdane

«Un devoto nunca debe ser considerado śūdra. Todos los devotos de la Suprema Personalidad de Dios deben ser considerados bhāgavatas. Sin embargo, quien no sea devoto del Señor Kṛṣṇa, aunque haya nacido en familia brāhmaṇa, kṣatriya o vaiśya, debe ser considerado un śūdra».

En el Padma Purāṇa se afirma también:

śva-pākam iva nekṣeta loke vipram avaiṣṇavam
vaiṣṇavo varṇo-bāhyo
’pi punāti bhuvana-trayam

«Si una persona nacida en familia brāhmaṇa es un avaiṣṇava, un no devoto, no se le debe mirar a la cara, del mismo modo que no se debe mirar a la cara a un caṇḍāla que come perros. En cambio, un vaiṣṇava miembro de un varṇa distinto del brahmínico puede purificar los tres mundos».

El Padma Purāṇa añade:

śūdraṁ vā bhagavad-bhaktaṁ niṣādaṁ śva-pacaṁ tathā
vīkṣate jāti-sāmānyāt sa yāti narakaṁ dhruvam

«Quien considera que un devoto de la Suprema Personalidad de Dios nacido en familia de śūdras, niṣādas o caṇḍālas pertenece a esa casta en particular, ciertamente va al infierno».

El brāhmaṇa debe ser un vaiṣṇava y un sabio erudito. Por esa razón, en la India los brāhmaṇas suelen recibir el tratamiento de paṇḍita. Sin conocimiento del Brahman, no es posible entender a la Suprema Personalidad de Dios. Por lo tanto, el vaiṣṇava es ya un brāhmaṇa, mientras que el brāhmaṇa tiene la posibilidad de llegar a ser vaiṣṇava. El Garuda Purāṇa dice:

bhaktir aṣṭa-vidhā hy eṣā yasmin mlecche ’pi vartate
sa viprendro muni-śreṣṭhaḥ sa jñānī sa ca paṇḍitaḥ

«Una persona puede haber nacido mleccha, pero, si llega a ser devoto, se le debe considerar el mejor de los brāhmaṇas y un sabio paṇḍita».

De forma similar, el Tattva-sāgara dice:

yathā kāñcanatāṁ yāti kāṁsyaṁ rasa-vidhānataḥ
tathā dīkṣā-vidhānena dvijatvaṁ jāyate nṛṇām

«Así como el bronce se vuelve oro cuando se mezcla con mercurio en un proceso de alquimia, a aquél que es debidamente adiestrado e iniciado por un maestro espiritual genuino llega a ser brāhmaṇa inmediatamente». Todos estos testimonios de las Escrituras reveladas demuestran que, según las conclusiones védicas, un vaiṣṇava nunca debe ser considerado abrāhmaṇa, no-brāhmaṇa. No se debe pensar que el vaiṣṇava pertenece a una casta inferior, aunque haya nacido en una familia mleccha o yavana. Por haberse vuelto devoto del Señor Kṛṣṇa, se ha purificado y ha alcanzado la etapa de brāhmaṇa (dvijatvaṁ jāyate nṛṇām).