CC Antya 3.54

mahā-preme bhakta kahe,—‘hā rāma, hā rāma’
yavanera bhāgya dekha, laya sei nāma
Palabra por palabra: 
mahā-preme — con gran amor extático; bhakta kahe — el devoto dice; rāma rāma — «¡oh, Señor Rāmacandra!, ¡oh, Señor Rāmacandra!»; yavanera — de los yavanas; bhāgya — la fortuna; dekha — ve; laya sei nāma — también ellos están cantando el mismo santo nombre.
Traducción: 
«El devoto avanzado en el amor extático exclama: “¡Oh, mi Señor Rāmacandra!, ¡oh, mi Señor Rāmacandra!”. Pero los yavanas también cantan: “¡hā rāma, hā rāma!”. ¡Fíjate que afortunados son!»
Significado: 

SIGNIFICADO: El fuego quema lo mismo si lo toca un niño que si lo toca una persona mayor. Haridāsa Ṭhākura dice que los grandes devotos del Señor exclaman hā rāma, hā rāma, y también los yavanas, aunque no conocen el significado trascendental de hā rāma, hā rāma, pronuncian esas mismas palabras en su vida corriente. Para los yavanas, las palabras hā rāma significan «abominable», mientras que el devoto pronuncia las palabras hā rāma con amor extático. Sin embargo, debido a que las palabras hā rāma son el summum bonum espiritual, el hecho es el mismo, sean pronunciadas por yavanas o por grandes devotos, del mismo modo que el fuego es el mismo tanto para el niño como para la persona mayor. En otras palabras, el santo nombre del Señor hā rāma actúa siempre, incluso cuando se canta sin pretender dirigirse al Señor Supremo. Los yavanas cantan el santo nombre con una actitud distinta a la de los devotos, pero el santo nombre hā rāma es tan poderoso espiritualmente que actúa en todas partes, tanto si se sabe como si no. Esto se explica de la siguiente manera.