CC Antya 4.178

jñāna-vijñāna-tṛptātmā kūṭā-stho vijitendriyaḥ
yukta ity ucyate yogī sama-loṣṭrāśma-kāñcanaḥ
Palabra por palabra: 
jñāna — por medio del conocimiento adquirido; vijñāna — conocimiento aplicado; tṛpta — satisfecha; ātmā — una entidad viviente; kūṭa-sthaḥ — fija en su posición constitucional; vijita — controlados; indriyaḥ — cuyos sentidos; yuktaḥ — en contacto con el Supremo; iti — de ese modo; ucyate — recibe el nombre; yogī — un yogī; sama — iguales; loṣṭra — guijarros; aśma — piedra; kāñcanaḥ — oro.
Traducción: 
«“A la persona que está completamente satisfecha en el conocimiento obtenido y aplicado en la vida práctica, que está siempre determinada y fija en su posición espiritual, que controla perfectamente los sentidos, y que ve los guijarros, las piedras y el oro al mismo nivel, se la considera un yogī perfecto”.
Significado: 

SIGNIFICADO: También este verso pertenece a la Bhagavad-gītā (6.8).