CC Antya 5.49-50

ye śune, ye paḍe, tāṅra phala etādṛśī
sei bhāvāviṣṭa yei seve ahar-niśi
tāṅra phala ki kahimu, kahane nā yāya
nitya-siddha sei, prāya-siddha tāṅra kāya
Palabra por palabra: 
ye śune — todo el que oye; ye paḍe — todo el que recita; tāṅra — de él; phala — el resultado; etādṛśī — éste; sei — él; bhāva-āviṣṭa — siempre absorto en pensar en Kṛṣṇa; yei seve — que sirve; ahaḥ-niśi — día y noche; tāṅra — suyo; phala — el resultado; ki kahimu — qué diré; kahane yāya — es imposible expresar; nitya-siddha — eternamente liberada; sei — esa persona; prāya-siddha — trascendental; tāṅra — suyo; kāya — el cuerpo.
Traducción: 
«Cuando una persona está situada en el plano trascendental y escucha o habla acerca de la danza rāsa-līlā de Kṛṣṇa siguiendo los pasos de Śrīla Rūpa Gosvāmī, siempre absorta en pensamientos acerca de Kṛṣṇa y sirviendo al Señor día y noche en su mente, ¿qué puedo decir del resultado que alcanza? Espiritualmente es algo tan sublime que no se puede expresar con palabras. Esa persona es un devoto y acompañante personal del Señor eternamente liberado, y su cuerpo está completamente espiritualizado. Aunque sea visible para los ojos materiales, se encuentra en el plano espiritual, y todas sus actividades son espirituales. Se considera que, por voluntad de Kṛṣṇa, ese devoto posee un cuerpo espiritual.