CC Madhya 1.194

sabe eka doṣa tāra, haya pāpācāra
pāpa-rāśi dahe nāmābhāsei tomāra
Palabra por palabra: 
sabe — en total; eka — una sola; doṣa — falta; tāra — de ellos; haya — ellos están; pāpa-ācāra — apegados a actividades pecaminosas; pāpa-rāśi — montañas de actividades pecaminosas; dahe — son quemadas; nāma-ābhāsei — simplemente por un tenue reflejo del canto del santo nombre; tomāra — de Tu Señoría.
Traducción: 
«Jagāi y Mādhāi sólo tenían un defecto: eran adictos a las actividades pecaminosas. Sin embargo, el más tenue reflejo del canto de Tu santo nombre puede reducir a cenizas montañas enteras de actividades pecaminosas.
Significado: 

SIGNIFICADO: Śrīla Rūpa Gosvāmī y Sanātana Gosvāmī se presentaron diciendo que eran más bajos que los dos hermanos Jagāi y Mādhāi, a quienes Śrī Caitanya Mahāprabhu liberó. Cuando Rūpa y Sanātana se compararon a Jagāi y Mādhāi, se consideraron inferiores, pues el Señor no había tenido dificultad en liberar a aquellos dos hermanos borrachos. Ello se debió a que, si bien es cierto que eran adictos a las actividades pecaminosas, en otros aspectos de su vida eran brillantes. Pertenecían a la casta brāhmaṇa de Navadvīpa, y esos brāhmaṇas eran piadosos por naturaleza. Aunque, por las malas compañías, se habían vuelto adictos a ciertas actividades pecaminosas, todas esas cosas indeseables se desvanecieron por el simple hecho de cantar el santo nombre del Señor. Otro aspecto a su favor era que, como miembros de una familia brāhmaṇa, no se ponían al servicio de nadie. Los śāstras prohiben estrictamente que los brāhmaṇas se pongan al servicio de nadie. La idea es que aceptar un amo es aceptar la ocupación de los perros. En otras palabras, un perro sin amo no está bien situado y, a menudo, por complacer a su amo, esos perros ofenden a muchas personas. Sólo por complacer al amo, ladran a personas inocentes. De manera similar, el que tiene que servir a otro, tiene que realizar actividades abominables conforme a las órdenes de su jefe. Por esa razón, al comparar su situación con la de Jāgai y Mādhāi, Dabira Khāsa y Sākara Mallika vieron que Jāgai y Mādhāi estaban mucho mejor situados que ellos. Jāgai y Mādhāi nunca se pusieron al servicio de personas de baja clase, ni se vieron obligados a realizar actividades abominables siguiendo órdenes de un amo de baja clase. Jagāi y Mādhāi pronunciaron el nombre de Śrī Caitanya Mahāprabhu con intenciones blasfemas, pero por el simple hecho de haber cantado Su nombre, se liberaron inmediatamente de las reacciones de sus actividades pecaminosas. De ese modo, más tarde llegaron a salvarse.