CC Madhya 15.83

sei bhite hāta diyā phala paraśilā
kṛṣṇa-yogya nahe, phala apavitra hailā
Palabra por palabra: 
sei bhite — en ese dintel; hāta diyā — tras tocar con la mano; phala — las frutas; paraśilā — tocaste; kṛṣṇa-yogya nahe — no sirven para ofrecer a Kṛṣṇa; phala — las frutas; apavitra hailā — se han contaminado.
Traducción: 
«“Tú has tocado el dintel de la puerta y, a continuación, los cocos. Ahora ya no sirven para ofrecer a Kṛṣṇa, pues están contaminados.”
Significado: 

SIGNIFICADO: Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura explica que Rāghava Paṇḍita no era un loco maniático de la limpieza. Él no pertenecía a este mundo. En un estado inferior de conciencia, considerar espiritual algo que en realidad es material se denomina bhauma ijya-dhīḥ. Rāghava Paṇḍita era un sirviente eterno de Kṛṣṇa, y todo lo veía en relación con el servicio del Señor. Estaba constantemente absorto en el pensamiento trascendental de cómo servir siempre a Kṛṣṇa con todo. A veces los neófitos, los devotos del nivel más bajo, tratan de imitar a Rāghava Paṇḍita en el plano de la pureza y la impureza materiales. Esa imitación no ayuda a nadie. Como se explica en el Caitanya-caritāmṛta (Antya-līlā 4.174): bhadrābhadra-vastu-jñāna nāhika ‘prākṛte’. En el plano trascendental no hay superior ni inferior, puro o impuro. En el plano material, hacemos diferencias entre lo bueno y lo malo, pero en el plano espiritual todo participa de la misma cualidad.

‘dvaite’ bhadrābhadra-jñāna, saba—‘manodharma’
‘ei bhāla, ei manda’,—ei saba ‘bhrama’

«En el mundo material, los conceptos de bueno y malo son especulaciones mentales. Por lo tanto, decir “esto es bueno y eso es malo” es gran error» (Cc. Antya 4.176).