CC Madhya 19.202

tasyāḥ su-duḥkha-bhaya-śoka-vinaṣṭa-buddher
hastāc chlathad-valayato vyajanaṁ papāta
dehaś ca viklava-dhiyaḥ sahasaiva muhyan
rambheva vāta-vihatā pravikīrya keśān
Palabra por palabra: 
tasyāḥ — de ella; su-duḥkha-bhaya — debido a la gran aflicción y al temor; śoka — y la lamentación; vinaṣṭa — perdida; buddheḥ — cuya inteligencia; hastāt — de la mano; ślathat — aflojarse; valayataḥ — las pulseras; vyajanam — el abanico; papāta — cayó; dehaḥ — el cuerpo; ca — también; viklava — paralizado por el temor; dhiyaḥ — cuyo entendimiento; sahasā eva — de pronto; muhyan — desmayarse; rambhā iva — como un árbol de bananas; vāta-vihatā — derribado por un fuerte viento; pravikīrya — soltarse; keśān — el cabello.
Traducción: 
«“En cierta ocasión en que Kṛṣṇa se encontraba en Dvārakā, el Señor habló bromeando a Rukmiṇī; ella se puso muy triste, llena de temor y lamentación. Perdida la inteligencia, dejó caer las pulseras y soltó el abanico con que abanicaba al Señor. Su peinado se deshizo, y de pronto se desmayó y cayó, como un árbol de bananas abatido por vientos tempestuosos.”
Significado: 

SIGNIFICADO: Este verso del Śrīmad-Bhāgavatam (10.60.24) se refiere a cierta conversación que Kṛṣṇa y Rukmiṇī mantuvieron en Su alcoba. Para probar su sinceridad, Kṛṣṇa Se puso a bromear con ella, diciéndole que en realidad Él era pobre e incapaz, una persona poco adecuada para ser su amante. Sin comprender que Kṛṣṇa bromeaba, Rukmiṇī Le tomó en serio y pensó que Kṛṣṇa quería abandonar su compañía. Este malentendido hizo que se sintiera muy desdichada, y todo su cuerpo se resintió. Su abanico y sus pulseras cayeron al suelo, y ella misma se desplomó como un árbol de bananas abatido por un viento muy fuerte.