CC Madhya 21.53

‘devī-dhāma’ nāma tāra, jīva yāra vāsī
jagal-lakṣmī rākhi’ rahe yāhāṅ māyā dāsī
Palabra por palabra: 
devī-dhāma — la morada de la energía externa; nāma — llamada; tāra — suya; jīva — de las entidades vivientes condicionadas; yāra — de la cual; vāsī — los habitantes; jagat-lakṣmī — la energía material; rākhi’ — manteniéndolas; rahe — existe; yāhāṅ — en donde; māyā — la energía externa; dāsī — sirvienta.
Traducción: 
«La morada de la energía externa se llama Devī-dhāma, y sus habitantes son las almas condicionadas. Allí habita la energía material, Durgā, acompañada de muchas sirvientas opulentas.
Significado: 

SIGNIFICADO: El alma condicionada quiere disfrutar de la energía material, y debido a ello se le permite vivir en Devī-dhāma, la energía externa, donde la diosa Durgā actúa como sirvienta del Señor Supremo cumpliendo Sus órdenes. La energía material recibe el nombre de jagal-lakṣmī, porque protege a las confusas almas condicionadas. Por esa razón, a la diosa Durgā se la conoce como la madre material, y al Señor Śiva, su esposo, como el padre material. El nombre de la diosa Durgā significa que la energía material es como una gran fortaleza donde el alma condicionada queda bajo su custodia. Para obtener bienestar material, el alma condicionada trata de complacer a la diosa Durgā, y madre Durgā le da toda clase de beneficios materiales. Debido a ello, las almas condicionadas se sienten seducidas por la energía externa y no desean abandonarla. Por esa razón, siempre están haciendo planes para vivir aquí una vida de paz y felicidad. Así es el mundo material.