CC Madhya 22.100

ānukūlyasya saṅkalpaḥ prātikūlyasya varjanam
rakṣiṣyatīti viśvāso goptṛtve varaṇaṁ tathā
ātma-nikṣepa-kārpaṇye ṣaḍ-vidhā śaraṇāgatiḥ
Palabra por palabra: 
ānukūlyasya — de todo lo que ayude al servicio devocional del Señor; saṅkalpaḥ — aceptación; prātikūlyasya — de todo lo que suponga un obstáculo para el servicio devocional; varjanam — rechazo completo; rakṣiṣyati — Él protegerá; iti — así; viśvāsaḥ — fuerte convicción; goptṛtve — en ser el guardián, como el padre, el esposo, el amo o el que mantiene; varaṇam — aceptación; tathā — así como; ātma-nikṣepa — entrega plena del ser; kārpaṇye — y humildad; ṣaṭ-vidhā — de seis partes; śaraṇa-āgatiḥ — proceso de entrega.
Traducción: 
«“Las seis divisiones de la entrega son: la aceptación de las cosas favorables al servicio devocional, el rechazo de las desfavorables, la convicción de que Kṛṣṇa brindará protección, la aceptación del Señor como amo o guardián, la entrega plena, y la humildad.”
Significado: 

SIGNIFICADO: La persona plenamente entregada está dotada de las seis características siguientes: (1) El devoto tiene que aceptar todo lo que sea favorable para el desempeño del servicio amoroso trascendental del Señor; (2) Debe rechazar todo lo desfavorable para el servicio del Señor. Esto se denomina también renunciación; (3) El devoto debe estar firmemente convencido de que Kṛṣṇa le brindará protección. De hecho, nadie más puede brindar protección, y estar firmemente convencido de ello es lo que se llama fe. Esa clase de fe es distinta de la fe del impersonalista que desea fundirse en la refulgencia Brahman para beneficiarse de la interrupción del ciclo de nacimientos y muertes. El devoto desea permanecer siempre al servicio del Señor. De ese modo, Kṛṣṇa es misericordioso con Su devoto y le protege completamente de todos los peligros que pueda encontrar en la senda del servicio devocional; (4) El devoto debe aceptar a Kṛṣṇa como su amo y sustentador supremo. No se debe creer protegido por algún semidiós. Debe depender solamente de Kṛṣṇa, considerándole el único protector. El devoto debe estar firmemente convencido de que, aparte de Kṛṣṇa, en los tres mundos no tiene ningún otro protector o sustentador; (5) La entrega del ser significa recordar que nuestros deseos y actividades no son independientes. El devoto depende completamente de Kṛṣṇa, y actúa y piensa conforme al deseo de Kṛṣṇa; (6) El devoto es manso y humilde.

Como dice el Señor Kṛṣṇa en la Bhagavad-gītā (15.15):

sarvasya cāhaṁ hṛdi sanniviṣṭo mattaḥ smṛtir jñānam apohanaṁ ca
vedaiś ca sarvair aham eva vedyo vedānta-kṛd veda-vid eva cāham

«Yo estoy situado en el corazón de todos, y de Mí vienen el recuerdo, el conocimiento y el olvido. Mediante todos los Vedas es a Mí a quien hay que conocer. Yo soy, en efecto, el compilador del Vedānta y el conocedor de los Vedas».

Situado en el corazón de todos, Kṛṣṇa se comporta de distinta manera en función de la posición de la entidad viviente. La posición de la entidad viviente es, o estar bajo la protección de la energía ilusoria, o bajo la protección personal de Kṛṣṇa. La entidad viviente que se ha entregado por completo se halla directamente bajo la protección de Kṛṣṇa, y Kṛṣṇa le da la inteligencia para que pueda progresar en la iluminación espiritual. El no devoto, por el contrario, se halla bajo la protección de la energía ilusoria, y olvida cada vez más su relación con Kṛṣṇa. A veces se nos pregunta cómo nos hace olvidar Kṛṣṇa. Al devoto, Kṛṣṇa personalmente le hace olvidar las actividades materiales, y al no devoto Kṛṣṇa, por intermedio de māyā, le hace olvidar su servicio devocional al Señor. Eso se denomina apohana.