CC Madhya 23.114

cīrāṇi kiṁ pathi na santi diśanti bhikṣāṁ
naivāṅghri-pāḥ para-bhṛtaḥ sarito ’py aśuṣyan
ruddhā guhāḥ kim ajito ’vati nopasannān
kasmād bhajanti kavayo dhana-durmadāndhān
Palabra por palabra: 
cīrāṇi — ropas viejas y rotas; kim — acaso; pathi — en el camino; na — no; santi — hay; diśanti — dan; bhikṣām — limosna; na — no; eva — ciertamente; aṅghri-pāḥ — los árboles; para-bhṛtaḥ — que mantienen a los demás; saritaḥ — los ríos; api — también; aśuṣyan — se han secado; ruddhāḥ — cerradas; guhāḥ — las cuevas; kim — acaso; ajitaḥ — la Suprema Personalidad de Dios, que es inconquistable; avati — protege; na — no; upasannān — a los que se han entregado; kasmāt — por qué razón, entonces; bhajanti — adulan; kavayaḥ — los devotos; dhana-durmada-andhān — a las personas envanecidas de sus posesiones materiales.
Traducción: 
«“¿Es que no hay ropas viejas tiradas por el camino? ¿Ya no dan limosna en caridad los árboles, que existen para mantener a los demás? ¿Se han secado los ríos, y ya no dan agua al sediento? ¿Se han cerrado las cuevas de las montañas? o, por encima de todo, ¿ya no protege la inconquistable Suprema Personalidad de Dios a las almas plenamente entregadas? ¿Por qué razón, entonces, tendrían que ir personas cultas como los devotos a adular a quienes están ebrios de las riquezas que tanto cuestan de ganar?”»
Significado: 

SIGNIFICADO: Esta cita pertenece al Śrīmad-Bhāgavatam (2.2.5). En este verso, Śukadeva Gosvāmī aconseja a Mahārāja Parīkṣit que el devoto debe ser independiente en toda circunstancia. Si se siguen las instrucciones de este verso, el cuerpo se puede mantener sin problemas. Para mantener el cuerpo necesitamos refugio, comida, agua y ropa, y todo ello se puede obtener sin acudir a ricos envanecidos. Se puede recoger ropa vieja desechada, se puede comer la fruta que ofrecen los árboles, se puede beber el agua de los ríos, y se puede vivir en las cuevas de las montañas. La naturaleza ha dispuesto las cosas de tal manera que provee de refugio, ropas y comida al devoto que se ha entregado por completo a la Suprema Personalidad de Dios. Ese devoto no necesita de ningún materialista envanecido para que le mantenga. En otras palabras, se puede ofrecer servicio devocional en cualquier circunstancia. Así lo explica el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.6):

sa vai puṁsāṁ paro dharmo yato bhaktir adhokṣaje
ahaituky apratihatā yayātmā suprasīdati

«La suprema ocupación (dharma) para toda la humanidad es aquella mediante la cual los hombres pueden alcanzar el servicio devocional amoroso al Señor trascendental. Para que satisfaga completamente al ser, ese servicio devocional debe estar libre de motivaciones y ser ininterrumpido». Este verso explica que ninguna circunstancia material puede impedir el servicio devocional.