CC Madhya 24.50

vīkṣyālakāvṛta-mukhaṁ tava kuṇḍala-śrī-
gaṇḍa-sthalādhara-sudhaṁ hasitāvalokam
dattābhayaṁ ca bhuja-daṇḍa-yugaṁ vilokya
vakṣaḥ śriyaika-ramaṇaṁ ca bhavāma dāsyaḥ
Palabra por palabra: 
vīkṣya — al ver; alaka-āvṛta-mukham — el rostro adornado con mechones de cabello; tava — Tuyo; kuṇḍala-śrī — la belleza de los pendientes; gaṇḍa-sthala — cayendo sobre Tus mejillas; adhara-sudham — y el néctar de Tus labios; hasita-avalokam — Tu mirada sonriente; datta-abhayam — que aseguran la ausencia de temor; ca — y; bhuja-daṇḍa-yugam — los dos brazos; vilokya — por ver; vakṣaḥ — el pecho; śriyā — por la belleza; eka-ramaṇam — que produce, principalmente, atracción conyugal; ca — y; bhavāma — nos hemos vuelto; dāsyaḥ — Tus sirvientas.
Traducción: 
«“Querido Kṛṣṇa, nosotras simplemente nos hemos entregado a Ti como sirvientas, pues hemos visto Tu hermoso rostro adornado con mechones de cabello, los pendientes que caen sobre Tus mejillas, el néctar de Tus labios, y la belleza de Tu sonrisa. En verdad, debido a que también hemos sido abrazadas por Tus brazos, que nos llenan de valor, y hemos visto Tu pecho, que es amplio y hermoso, nos hemos entregado a Ti.”
Significado: 

SIGNIFICADO: Este verso del Śrīmad-Bhāgavatam (10.29.39) fue hablado por las gopīs cuando llegaron ante Kṛṣṇa para la danza rāsa en una noche de Luna llena. Las atraídas gopīs estaban muy atemorizadas, y se pusieron a hablar acerca de cómo habían venido a reunirse con Kṛṣṇa para disfrutar de la danza rāsa.