CC Madhya 25.56

tāte chaya darśana haite ‘tattva’ nāhi jāni
‘mahājana’ yei kahe, sei ‘satya’ māni
Palabra por palabra: 
tāte — por lo tanto; chaya darśana haite — de los seis principios filosóficos; tattva nāhi jāni — no podemos entender la auténtica verdad; mahājana — las grandes autoridades; yei kahe — todo lo que dicen; sei — eso; satya māni — podemos considerar la verdad.
Traducción: 
«No se puede llegar a la Verdad Absoluta mediante el estudio de las seis teorías filosóficas. Por lo tanto, nuestro deber es seguir la senda de los mahājanas, las autoridades. Todo lo que ellos dicen debe considerarse la verdad suprema.
Significado: 

SIGNIFICADO: En su Amṛta-pravāha-bhāṣya, Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura ofrece el siguiente resumen de los seis procesos filosóficos. Prakāśānanda reconoció que Śrīpāda Śaṅkārācarya, por el gran deseo que tenía de establecer su filosofía del monismo, se refugió en la filosofía vedānta y trató de explicarla a su propia manera. La realidad, sin embargo, es que, si se acepta la existencia de Dios, es completamente imposible establecer la teoría del monismo. Ésa es la razón por la que Śaṅkārācarya rechazó todas las Escrituras védicas que establecen la supremacía de la Suprema Personalidad de Dios. Śaṅkārācarya trató de refutar las Escrituras védicas de varias formas. El noventa y nueve por ciento de los filósofos del mundo que siguen los pasos de Śaṅkārācarya se niegan a aceptar a la Suprema Personalidad de Dios. Por el contrario, tratan de sostener sus propias opiniones. Ese querer establecer las propias opiniones y refutar las de los demás es típico de los filósofos mundanos. Vemos entonces que: (1) Los seguidores de la filosofía mīmāṁsaka, que siguen los principios de Jaimini, ponen énfasis en las actividades fruitivas y dicen que Dios, si existe, tiene que estar sujeto a las leyes de las actividades fruitivas. En otras palabras, si alguien cumple perfectamente con sus deberes en el mundo material, Dios está obligado a darle el resultado deseado. Según esos filósofos, no es en absoluto necesario hacerse devoto de Dios. El Señor reconocerá a quien siga principios morales estrictos, y le dará la recompensa deseada. Esos filósofos no aceptan el principio védico del bhakti-yoga, sino que resaltan la importancia de seguir el propio deber prescrito. (2) Los seguidores de la filosofía sāṅkhya atea como Kapila analizan minuciosamente los elementos materiales y llegan así a la conclusión de que la naturaleza material es la causa de todo. Ellos no aceptan a la Suprema Personalidad de Dios como causa de todas las causas. (3) Los seguidores de la filosofía nyāya como Gautama y Kaṇāda consideran la causa original de la creación una combinación de átomos. (4) Los filósofos māyāvādīs dicen que todo es ilusión. Encabezados por filósofos como Aṣṭāvakra, sostienen que la refulgencia impersonal Brahman es la causa de todo. (5) Los filósofos que siguen los preceptos de Patañjali practican rāja-yoga. Imaginan una forma de la Verdad Absoluta de entre muchas formas. Ése es su proceso de autorrealización.

Esas cinco filosofías rechazan por completo el predominio de la Suprema Personalidad de Dios y se empeñan en establecer sus propias teorías filosóficas. Śrīla Vyāsadeva, sin embargo, escribió el Vedānta-sūtra y, tomando la esencia de todas las Escrituras védicas, estableció la supremacía de la Suprema Personalidad de Dios. Los cinco tipos de filósofos mencionados entienden que el Brahman impersonal no tiene cualidades materiales, y creen que la Personalidad de Dios, cuando adviene, está contaminado y cubierto por las cualidades materiales. El término técnico que emplean es saguṇa. Hablan de Brahman saguṇa y Brahman nirguṇa. Según ellos, Brahman nirguṇa significa «la Verdad Absoluta impersonal, sin cualidades materiales», y Brahman saguṇa significa «la Verdad Absoluta que acepta la contaminación de las cualidades materiales». Más o menos, ese tipo de especulación filosófica es lo que se llama filosofía māyāvāda. La realidad, sin embargo, es que la Verdad Absoluta nunca tiene nada que ver con las cualidades materiales, porque Él es trascendental. Es siempre completo y goza en plenitud de cualidades espirituales. Los cinco filósofos mencionados no aceptan que el Señor Viṣṇu es la Suprema Personalidad de Dios; en cambio, están muy atareados en refutar las filosofías de otras escuelas. En la India hay seis tipos de procesos filosóficos. Vyāsadeva recibe el nombre de Vedavyāsa, porque es la autoridad védica,. Los devotos aceptan su explicación filosófica del Vedānta-sūtra. Como Kṛṣṇa confirma en la Bhagavad-gītā (15.15):

sarvasya cāhaṁ hṛdi sanniviṣṭo
mattaḥ smṛtir jñānam apohanaṁ ca
vedaiś ca sarvair aham eva vedyo
vedānta-kṛd veda-vid eva cāham

«Yo estoy situado en el corazón de todos, y de Mí vienen el recuerdo, el conocimiento y el olvido. Mediante todos los Vedas es a Mí a quien hay que conocer. Yo soy, en efecto, el compilador del Vedānta y el conocedor de los Vedas».

El objetivo supremo del estudio de las Escrituras védicas es aceptar que Kṛṣṇa es la Suprema Personalidad de Dios. El movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa está propagando la conclusión filosófica de Śrīla Vyāsadeva y siguiendo a otros grandes ācāryas como Rāmānujācārya, Madhvācārya, Viṣṇu Svāmī, Nimbārka y el propio Śrī Caitanya Mahāprabhu.