CC Madhya 6.242

harer nāma harer nāma harer nāmaiva kevalam
kalau nāsty eva nāsty eva nāsty eva gatir anyathā
Palabra por palabra: 
hareḥ nāma — el santo nombre del Señor Hari; hareḥ nāma — el santo nombre del Señor Hari; hareḥ nāma — el santo nombre del Señor; eva — ciertamente; kevalam — solamente; kalau — en la era de Kali; na asti — no hay; eva — ciertamente; na asti — no hay; eva — ciertamente; na asti — no hay; eva — ciertamente; gatiḥ — medio; anyathā — otro.
Traducción: 
«“En esta era de riñas e hipocresía, el único medio para alcanzar la liberación es el canto del santo nombre del Señor. No hay otra manera. No hay otra manera. No hay otra manera.”»
Significado: 

SIGNIFICADO: En la era actual, la gente se ha degradado tanto que solamente pueden cantar el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa. De esa forma pueden liberarse del concepto corporal de la vida y capacitarse para ocuparse en el servicio devocional del Señor. No es posible ocuparse en el servicio devocional del Señor sin haberse purificado de todo rastro de contaminación. Así lo confirma la Bhagavad-gītā (7.28):

yeṣāṁ tv anta-gataṁ pāpaṁ janānāṁ puṇya-karmaṇām
te dvandva-moha-nirmuktā bhajante māṁ dṛḍha-vratā

«Aquellos que han observado una conducta piadosa en vidas anteriores y en la presente, y cuyas actividades pecaminosas están completamente erradicadas, se liberan de las dualidades de la ilusión y se ocupan en Mi servicio con determinación». A veces, la gente se sorprende de ver a hombres y mujeres jóvenes aceptar con tanta seriedad el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. Abandonando las actividades pecaminosas (la vida sexual ilícita, el comer carne, el consumo de drogas y alcohol, y los juegos de azar) y siguiendo estrictamente los mandamientos del maestro espiritual, se han purificado de toda contaminación. Por esa razón, pueden dedicarse plenamente al servicio devocional del Señor.

En la era de Kali, el hari-kīrtana tiene una importancia extraordinaria. La importancia del canto del santo nombre del Señor se afirma en los siguientes versos del Śrīmad-Bhāgavatam:

kaler doṣa-nidhe rājann, asti hy eko mahān guṇaḥ
kīrtanād eva kṛṣṇasya, mukta-saṅgaḥ paraṁ vrajet
kṛte yad dhyāyato viṣṇuṁ, tretāyāṁ yajato makhaiḥ
dvāpare paricaryāyāṁ, kalau tad dhari-kīrtanāt

«En la era de Kali, que es un océano de defectos, el factor más importante es que podemos liberarnos de toda contaminación y capacitarnos para entrar en el reino de Dios por el simple hecho de cantar el mantra Hare Kṛṣṇa. La autorrealización, que en el milenio Satya se alcanzaba con la meditación, en el milenio Tretā con la celebración de sacrificios y en el milenio Dvāpara con la adoración del Señor Kṛṣṇa, en la era de Kali puede obtenerse con tan sólo cantar los santos nombres, Hare Kṛṣṇa» (Bhāg. 12.3.51-52).