CC Madhya 6.84

athāpi te deva padāmbuja-dvaya-
prasāda-leśānugṛhīta eva hi
jānāti tattvaṁ bhagavan-mahimno
na cānya eko ’pi ciraṁ vicinvan
Palabra por palabra: 
atha — por lo tanto; api — en verdad; te — Tuyos; deva — mi Señor; pada-ambuja-dvaya — de los dos pies de loto; prasāda — de la misericordia; leśa — por un simple vestigio; anugṛhītaḥ — favorecido; eva — ciertamente; hi — en verdad; jānāti — esa persona conoce; tattvam — la verdad; bhagavat — de la Suprema Personalidad de Dios; mahimnaḥ — de la grandeza; na — nunca; ca — y; anyaḥ — otro; ekaḥ — uno; api — aunque; ciram — durante un largo período; vicinvan — especulando.
Traducción: 
«“Mi Señor, aquel que es favorecido por un ligero vestigio de la misericordia de Tus pies de loto, puede entender la grandeza de Tu personalidad. Pero aquellos que especulan para comprender a la Suprema Personalidad de Dios no pueden conocerte, aunque continúen estudiando los Vedas durante muchos años.”»
Significado: 

SIGNIFICADO: El verso citado pertenece al Śrīmad-Bhāgavatam (10.14.29). La Brahma-saṁhitā afirma: vedeṣu durlabham adurlabham ātma-bhaktau (B.s. 5.33). Aunque la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, es el objetivo supremo del conocimiento (vedaiś ca sarvair aham eva vedyaḥ) (Bg. 15.15), quien no sea un devoto puro y no esté ocupado en el servicio del Señor no podrá entenderle. Así lo confirma, pues, el Señor Brahmā. Vedeṣu durlabham: «Es muy difícil entender al Señor Supremo únicamente por medio del estudio». Adurlabham ātma-bhaktau: «Sin embargo, a los devotos les es muy fácil capturar al Señor». El Señor recibe el nombre de ajita (inconquistable). Nadie puede conquistar a la Suprema Personalidad de Dios; pero el Señor consiente en ser conquistado por Sus devotos. Ésa es Su naturaleza. Como se afirma en el Padma Purāṇa:

ataḥ śrī-kṛṣṇa-nāmādi na bhaved grahyam indriyaiḥ
sevonmukhe hi jihvādau svayam eva sphuraty adaḥ

Complacido con las actividades devocionales, el Señor Se revela a Sus devotos. Ésa es la manera de entenderle.

El verso del Śrīmad-Bhāgavatam citado por Gopīnātha Ācārya lo habló originalmente el Señor Brahmā, después de que el Señor Kṛṣṇa le derrotase. El Señor Brahmā había robado todos los pastorcillos de vacas y terneros para poner a prueba el poder de Kṛṣṇa. El Señor Brahmā reconoció que los extraordinarios poderes que él poseía en el universo no podían compararse en lo más mínimo a los ilimitados poderes del Señor Kṛṣṇa. Si el Señor Brahmā puede cometer un error a la hora de entender a Kṛṣṇa, con mucha más razón las personas corrientes, que, o bien tienen un concepto erróneo de Kṛṣṇa, o bien presentan una supuesta encarnación de Kṛṣṇa para su propia complacencia sensorial.