SB 1.13.8

yudhiṣṭhira uvāca
api smaratha no yuṣmat-
pakṣa-cchāyā-samedhitān
vipad-gaṇād viṣāgnyāder
mocitā yat samātṛkāḥ
Palabra por palabra: 
yudhiṣṭhiraḥ uvāca — Mahārāja Yudhiṣṭhira dijo; api — si; smaratha — recuerdas; naḥ — nosotros; yuṣmat — de ti; pakṣa — parcialidad para con nosotros, tal como las alas de un ave; chāyā — protección; samedhitān — nosotros, que fuimos criados por ti; vipat-gaṇāt — de varios tipos de calamidades; viṣa — mediante el suministro de veneno; agni-ādeḥ — incendiando; mocitāḥ — liberados de; yat — lo que has hecho; sa — junto con; mātṛkāḥ — nuestra madre.
Traducción: 
Mahārāja Yudhiṣṭhira dijo: Tío mío, ¿recuerdas como siempre nos protegiste a nosotros y a nuestra madre de todas las calamidades? Tu parcialidad, tal como las alas de un ave, nos salvó de ser envenenados y de un atentado terrible.
Significado: 

Debido a que Pāṇḍu murió a una temprana edad, su viuda e hijos pequeños fueron el objeto del cuidado especial de todos los miembros mayores de la familia, especialmente de Bhīṣmadeva y Mahātmā Vidura. Vidura era más o menos parcial para con los Pāṇḍavas, por la posición política de éstos. Aunque Dhṛtarāṣṭra les daba el mismo cuidado a los hijos pequeños de Mahārāja Pāṇḍu, no obstante fue uno de los intrigantes que quiso hacer desaparecer a los descendientes de Pāṇḍu y reemplazarlos con sus propios hijos, a quienes criaría para que se convirtieran en los gobernantes del reino. Mahātmā Vidura pudo darse cuenta de esta intriga de Dhṛtarāṣṭra y compañía, y, en consecuencia, pese a que era un servidor fiel de Dhṛtarāṣṭra, su hermano mayor, no le gustaba la ambición política de éste a favor de sus propios hijos. Por lo tanto, cuidó mucho de la protección de los Pāṇḍavas y su viuda madre. De modo que, era, por así decirlo, parcial con los Pāṇḍavas, prefiriéndolos antes que a los hijos de Dhṛtarāṣṭra, aunque en términos generales sentía el mismo afecto por todos ellos. Él sentía el mismo afecto por los dos grupos de sobrinos, y en ese sentido siempre regañaba a Duryodhana por su comportamiento intrigante en contra de sus primos. Él siempre criticaba a su hermano mayor por su política de animar a sus hijos, y al mismo tiempo siempre estaba alerta para darles protección especial a los Pāṇḍavas. Todas estas diferentes actividades de Vidura en la política del palacio hicieron que fuera bien conocido como parcial para con los Pāṇḍavas. Mahārāja Yudhiṣṭhira se ha referido a la historia pasada de Vidura antes de que éste se fuera de la casa en un largo viaje de peregrinaje. Mahārāja Yudhiṣṭhira le recordó que había sido tanto bueno como parcial para con sus sobrinos adultos, incluso después de la Batalla de Kurukṣetra, que fue una gran catástrofe para la familia.

Antes de la Batalla de Kurukṣetra, la táctica de Dhṛtarāṣṭra era la de aniquilar a sus sobrinos quedamente. En consecuencia, le ordenó a Purocana que construyera una casa en Vāraṇāvata, y cuando la misma estuvo lista, Dhṛtarāṣṭra deseó que la familia de su hermano viviera allí por algún tiempo. Cuando los Pāṇḍavas, en presencia de todos los miembros de la familia real, se disponían a ir allá, Vidura, muy discretamente, les dio instrucciones acerca del futuro plan de Dhṛtarāṣṭra. Eso se describe detalladamente en el Mahābhārata (Ādi-parva 114). Él les dio una clave indirecta, diciéndoles: “Un arma que no es de acero ni de ningún otro elemento material, puede ser de lo más certera para matar a un enemigo; y a aquel que lo sabe, nunca lo matan”. En otras palabras, insinuó que el grupo de los Pāṇḍavas estaba siendo enviado a Vāraṇāvata para ser matado, y por eso advirtió a Yudhiṣṭhira que fuera muy cuidadoso en su nuevo palacio residencial. Él también dio indicaciones acerca de un fuego, y dijo que el fuego no puede extinguir al alma, pero puede aniquilar el cuerpo material. Mas, aquel que protege al alma, puede vivir. Kuntī no lograba entender esas conversaciones indirectas entre Mahārāja Yudhiṣṭhira y Vidura, y, así pues, cuando le preguntó a su hijo que qué significaba la conversación, Yudhiṣṭhira le respondió que las palabras de Vidura daban a entender que habría un incendio en la casa a la que se estaban dirigiendo. Posteriormente, Vidura fue disfrazado a donde estaban los Pāṇḍavas, y les informó que el mayordomo iba a incendiar la casa en la decimocuarta noche de la Luna menguante. Era una intriga de Dhṛtarāṣṭra para que los Pāṇḍavas y su madre murieran todos juntos. Y, gracias a la advertencia, los Pāṇḍavas se escaparon por un túnel subterráneo, con lo cual Dhṛtarāṣṭra no supo de su fuga; tanto, que después del incendio los Kauravas estaban muy seguros de la muerte de los Pāṇḍavas, a tal punto que Dhṛtarāṣṭra llevó a cabo las exequias con gran alborozo. Y durante el período de duelo, todos los miembros del palacio estuvieron abatidos, con excepción de Vidura, que sabía que los Pāṇḍavas estaban vivos en alguna parte. Hubo muchas calamidades como ésas, y en cada una de ellas Vidura protegió a los Pāṇḍavas con una mano, y con la otra trató de apartar a su hermano Dhṛtarāṣṭra de esa clase de prácticas intrigantes. De manera que, siempre se mostró parcial para con los Pāṇḍavas, tal como un pájaro protege sus huevos con las alas.