SB 1.15.6

yasya kṣaṇa-viyogena
loko hy apriya-darśanaḥ
ukthena rahito hy eṣam
ṛtakaḥ procyate yathā
Palabra por palabra: 
yasya — cuyo; kṣaṇa — un momento; viyogena — mediante la separación; lokaḥ — todos los universos; hi — ciertamente; apriya-darśanaḥ — todo parece desfavorable; ukthena — por la vida; rahitaḥ — estando desprovisto de; hi — ciertamente; eṣaḥ — todos estos cuerpos; mṛtakaḥ — cuerpos muertos; procyate — están designados; yathā — como si fuera.
Traducción: 
Acabo de perderlo a Él, de quien estar separado por un momento convertiría a todos los universos en algo desfavorable y vacío, como cuerpos sin vida.
Significado: 

En verdad, para un ser viviente no hay nadie más querido que el Señor. El Señor, mediante innumerables partes integrales, se expande en svāṁśa y vibhinnāṁśa. Paramātmā es la parte svāṁśa del Señor, mientras que las partes vibhnnāṁśa son los seres vivientes. Así como el ser viviente es el factor importante del cuerpo material, pues sin el ser viviente el cuerpo material carece de valor, así mismo sin Paramātmā el ser viviente no tiene statu quo. De igual manera, Brahman y Paramātmā no tienen locus standi sin el Supremo Señor Kṛṣṇa. Esto se explica a fondo en la Bhagavad-gītā. Todos ellos están interrelacionados entre sí, es decir, son factores interdependientes; así pues, en última instancia el Señor es el summum bonum, y, por ende, el principio vital de todo.