SB 1.19.28

śyāmaṁ sadāpīvya-vayo-'ṅga-lakṣmyā
strīṇāṁ mano-jñaṁ rucira-smitena
pratyutthitās te munayaḥ svāsanebhyas
tal-lakṣaṇa-jñā api gūḍha-varcasam
Palabra por palabra: 
śyāmam — negruzco; sadā — siempre; apīvya — excesivamente; vayaḥ — edad; aṅga — señas; lakṣmyā — por la opulencia de; strīṇām — del bello sexo; manaḥ-jñam — atractiva; rucira — hermosa; smitena — sonrisa; pratyutthitāḥ — se levantaron; te — todos ellos; munayaḥ — los grandes sabios; sva — propios; āsanebhyaḥ — de los asientos; tat — aquellos; lakṣaṇa-jñāḥ — expertos en el arte de la fisonomía; api — incluso; gūḍha-varcasam — glorias cubiertas.
Traducción: 
Él era negruzco, y era muy hermoso a causa de su juventud. Debido al encanto de su cuerpo y a sus atractivas sonrisas, les resultaba agradable a las mujeres. Aunque él trataba de encubrir sus glorias naturales, los grandes sabios allí presentes eran todos expertos en el arte de la fisonomía, por lo cual lo honraron levantándose de sus asientos.