SB 1.4.25

strī-śūdra-dvijabandhūnāṁ
trayī na śruti-gocarā
karma-śreyasi mūḍhānāṁ
śreya evaṁ bhaved iha
iti bhāratam ākhyānaṁ
kṛpayā muninā kṛtam
Palabra por palabra: 
strī — la clase de las mujeres; śūdra — la clase obrera; dvija-bandhūnām — de los amigos de los que han nacido por segunda vez; trayī — tres; na — no; śruti-gocarā — para que se entienda; karma — en actividades; śreyasi — en bienestar; mūḍhānām — de los tontos; śreyaḥ — beneficio supremo; evam — así pues; bhavet — logró; iha — con esto; iti — pensando de esa manera; bhāratam — el gran Mahābhārata; ākhyānam — hechos históricos; kṛpayā — movido por una gran misericordia; muninā — por el muni; kṛtam — es completado.
Traducción: 
Movido por la compasión, el gran sabio pensó que era prudente que esto les permitiera a los hombres alcanzar la meta suprema de la vida. Por consiguiente, recopiló la gran narración histórica denominada Mahābhārata, para las mujeres, los trabajadores y los amigos de los nacidos por segunda vez.
Significado: 

Los amigos de las familias de doble nacimiento son aquellos que han nacido en las familias de brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas, o las familias cultas espiritualmente, pero que no son iguales a sus antepasados. Esa clase de descendientes no son reconocidos como brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas, por la carencia de logros purificatorios. Las actividades purificatorias comienzan incluso antes del nacimiento del niño, y el proceso reformador de implantación de la simiente se denomina Garbhādhāna-saṁskāra. Aquel que no se ha sometido a dicho Garbhādhāna-saṁskāra, o planificación familiar de índole espiritual, no se acepta que pertenezca a una verdadera familia de doble nacimiento. Al Garbhādhāna-saṁskāra lo siguen otros procesos purificatorios, uno de los cuales es la ceremonia del cordón sagrado. Ésta se realiza a la hora de la iniciación espiritual. Después de este saṁskāra en particular, uno recibe con propiedad el título de “nacido por segunda vez”. Un nacimiento se cuenta durante el samṣkāra de implantación de la simiente, y el segundo nacimiento se cuenta en el momento de la iniciación espiritual. Aquel que ha podido someterse a esos importantes saṁskāras, puede ser llamado un genuino “nacido por segunda vez”.

Si el padre y la madre no realizan el proceso de la planificación familiar de índole espiritual y simplemente engendran hijos como resultado de la pasión, estos últimos reciben el nombre de dvija-bandhus. Por supuesto, estos dvija-bandhus no son tan inteligentes como los hijos de las familias regulares de doble nacimiento. Los dvija-bandhus se clasifican entre los śūdras y la clase de las mujeres, los cuales son poco inteligentes por naturaleza. Los śūdras y la clase de las mujeres no tienen que someterse a ningún saṁskāra, con excepción de la ceremonia de matrimonio.

La clase de personas poco inteligentes, es decir, las mujeres, los śūdras y los hijos ineptos de las castas superiores, están desprovistas de las cualidades necesarias para entender el propósito de los trascendentales Vedas. Para ellas se preparó el Mahābhārata. El Mahābhārata tiene el propósito de suministrar la finalidad de los Vedas, y, en consecuencia, dentro de ese Mahābhārata se ha colocado el Veda resumen, en la forma de la Bhagavad-gītā. La gente poco inteligente está más interesada en historias que en filosofía, y, por lo tanto, el Señor Śrī Kṛṣṇa habla la filosofía de los Vedas en la forma de la Bhagavad-gītā. Vyāsadeva y el Señor Kṛṣṇa se encuentran ambos en el plano trascendental, y, en consecuencia, ambos colaboraron en lo referente a hacerle el bien a las almas caídas de esta era. La Bhagavad-gītā es la esencia de todo el conocimiento védico. Es el primer libro de valores espirituales, tal como lo son también los Upaniṣads. La filosofía Vedānta es la materia de estudio de los graduados espirituales. Sólo el estudiante del doctorado espiritual puede adentrarse en el servicio devocional o espiritual al Señor. Ello constituye una gran ciencia, y el gran profesor es el propio Señor, en la forma del Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu. Y las personas que están apoderadas por Él, pueden iniciar a otras personas en el amoroso servicio trascendental del Señor.