SB 1.5.28

itthaṁ śarat-prāvṛṣikāv ṛtū harer
viśṛṇvato me 'nusavaṁ yaśo 'malam
saṅkīrtyamānaṁ munibhir mahātmabhir
bhaktiḥ pravṛttātma-rajas-tamopahā
Palabra por palabra: 
ittham — así pues; śarat — otoño; prāvṛṣikau — estación lluviosa; ṛtū — dos estaciones; hareḥ — del Señor; viśṛṇvataḥ — oyendo continuamente; me — yo mismo; anusavam — constantemente; yaśaḥ amalam — glorias puras; saṅkīrtyamānam — cantadas por; munibhiḥ — los grandes sabios; mahā-ātmabhiḥ — grandes almas; bhaktiḥ — servicio devocional; pravṛttā — comenzó a fluir; ātma — ser viviente; rajaḥ — modalidad de la pasión; tama — modalidad de la ignorancia; upahā — desvaneciéndose.
Traducción: 
Así pues, durante dos estaciones - la estación lluviosa y el otoño - , tuve la oportunidad de oír a esos sabios de gran alma cantar constantemente las inmaculadas glorias del Señor Hari. Cuando el flujo de mi servicio devocional comenzó a manar, las coberturas de las modalidades de la pasión y la ignorancia se disolvieron.
Significado: 

Prestarle servicio amoroso y trascendental al Señor Supremo es la inclinación natural de todo ser viviente. El instinto está latente en todo el mundo, pero, como resultado de la asociación con la naturaleza material, las modalidades de la pasión y la ignorancia lo cubren desde tiempos inmemoriales. Si por la gracia del Señor y de los devotos de gran alma del Señor, un ser viviente se vuelve lo suficientemente afortunado como para asociarse con los inmaculados devotos del Señor, es indudable que el flujo de servicio devocional aparecerá como el flujo de un río. Así como el río fluye hasta que llega al mar, de igual manera el servicio devocional puro fluye gracias a la asociación de los devotos puros, hasta que llega a la última meta, es decir, el amor trascendental por Dios. Semejante flujo de servicio devocional no puede detenerse. Por el contrario, aumenta cada vez más, ilimitadamente. El flujo del servicio devocional es tan potente, que cualquier espectador también se libera de la influencia de las modalidades de la pasión y la ignorancia. Esas dos cualidades de la naturaleza son así removidas, y el ser viviente se libera, por haberse situado en su posición original.