SB 1.7.49

sūta uvāca
dharmyaṁ nyāyyaṁ sakaruṇaṁ
nirvyalīkaṁ samaṁ mahat
rājā dharma-suto rājñyāḥ
pratyanandad vaco dvijāḥ
Palabra por palabra: 
sūtaḥ uvāca — Sūta Gosvāmī dijo; dharmyam — de acuerdo con los principios religiosos; nyāyyam — justicia; sa-karuṇam — lleno de misericordia; nirvyalīkam — sin duplicidad en el dharma; samam — equidad; mahat — gloriosas; rājā — el Rey; dharma-sutaḥ — hijo; rājñyāḥ — por la Reina; pratyanandat — respaldó; vacaḥ — declaraciones; dvijāḥ — ¡oh, brāhmaṇas!.
Traducción: 
Sūta Gosvāmī dijo: ¡Oh, brāhmaṇas!, el rey Yudhiṣṭhira respaldó plenamente las afirmaciones de la Reina, las cuales estaban de conformidad con los principios de la religión, eran gloriosas, y estaban justificadas, llenas de misericordia y equidad, y exentas de duplicidad.
Significado: 

Mahārāja Yudhiṣṭhira, quien era el hijo de Dharmarāja, o Yamarāja, respaldó plenamente las palabras con las cuales la reina Draupadī le pidió a Arjuna que soltara a Aśvatthāmā. Uno no debe tolerar la humillación de un miembro de una gran familia. Arjuna y su familia estaban endeudados con la familia de Droṇācārya, por el hecho de Arjuna haber aprendido de él la ciencia militar. Una actitud ingrata para con una familia tan benévola no estaría en absoluto justificada desde el punto de vista moral. La esposa de Droṇācārya, que era la mitad del cuerpo de esa gran alma, debía ser tratada con compasión, y no debía ser puesta en un estado de pesar por la muerte de su hijo. Eso es compasión. Draupadī hizo esas afirmaciones sin duplicidad, porque las acciones deben realizarse con pleno conocimiento. El sentimiento de equidad se hallaba presente, porque Draupadī hablaba sobre la base de su experiencia personal. Una mujer estéril no puede entender la aflicción de una madre. La propia Draupadī era madre, y, por consiguiente, su juicio acerca de la profundidad de la pena de Kṛpī era muy acertado. Y era glorioso, porque ella quería ofrecerle el debido respeto a una gran familia.