SB 10.11.26

yan na mriyeta drumayor
antaraṁ prāpya bālakaḥ
asāv anyatamo vāpi
tad apy acyuta-rakṣaṇam
Palabra por palabra: 
yat — luego de nuevo; na mriyeta — no murió; drumayoḥ antaram — entre los dos árboles; prāpya — aunque estaba entre; bālakaḥ asau — ese niño, Kṛṣṇa; anyatamaḥ — otro niño; api — o; tat api acyuta-rakṣaṇam — también en ese caso fue salvado por la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
El otro día, sin ir más lejos, ni Kṛṣṇa ni ninguno de los niños que jugaban con Él murieron pese a la caída de los árboles, aunque estaban muy cerca, o incluso entre los dos árboles. Eso también debemos considerarlo misericordia de la Suprema Personalidad de Dios.