SB 10.11.3

ulūkhalaṁ vikarṣantaṁ
dāmnā baddhaṁ ca bālakam
kasyedaṁ kuta āścaryam
utpāta iti kātarāḥ
Palabra por palabra: 
ulūkhalam — el mortero de madera; vikarṣantam — arrastrar; dāmnā — con la cuerda; baddham ca — y atado por la cintura; bālakam — Kṛṣṇa; kasya — de quien; idam — esto; kutaḥ — de dónde; āścaryam — esos maravillosos sucesos; utpātaḥ — perturbación; iti — así; kātarāḥ — estaban muy agitados.
Traducción: 
Kṛṣṇa seguía atado al ulūkhala, el mortero que arrastraba tras de Sí. Pero, ¿cómo iba a haber derribado Él los árboles? ¿Quién lo había hecho? ¿Dónde estaba la causa de aquel suceso? Reflexionando en todas esas cosas asombrosas, los pastores estaban dudosos y confusos.
Significado: 

Los pastores de vacas estaban muy agitados porque el bebé Kṛṣṇa, después de todo, Se encontraba entre los dos árbolesy si, por casualidad, se Le hubiesen caído encima, Le hubieran aplastado. Pero allí Se encontraba Él, sano y salvo; lo que no estaba nada claro era quién había hecho todo aquello. ¿Cómo había podido ocurrir de un modo tan maravilloso? Esas reflexiones eran, entre otras, algunas de las razones que les tenían agitados y confusos. Sin embargo, pensaban que, por casualidad, y porque Dios así lo había querido, Kṛṣṇa Se había salvado, de forma que no Le había pasado nada.