SB 10.11.6

ulūkhalaṁ vikarṣantaṁ
dāmnā baddhaṁ svam ātmajam
vilokya nandaḥ prahasad-
vadano vimumoca ha
Palabra por palabra: 
ulūkhalam — el mortero de madera; vikarṣantam — arrastrando; dāmnā — con la cuerda; baddham — atado; svam ātmajam — a su propio hijo, Kṛṣṇa; vilokya — al ver; nandaḥ — Mahārāja Nanda; prahasat-vadanaḥ — cuya cara se iluminó con una sonrisa al ver al maravilloso niño; vimumoca ha — Le liberó de las ataduras.
Traducción: 
Al ver que su hijo estaba atado al mortero de madera y que lo arrastraba tras de Sí, Nanda Mahārāja sonrió y liberó a Kṛṣṇa de Sus ataduras.
Significado: 

Nanda Mahārāja se sorprendió de que Yaśodā, la madre de Kṛṣṇa, hubiera podido atar de aquel modo a su querido niño. Kṛṣṇa y ella se amaban mucho. ¿Cómo había podido tener la crueldad de atarle al mortero de madera? Nanda Mahārāja comprendió aquel intercambio amoroso, de modo que sonrió y soltó a Kṛṣṇa. En otras palabras, Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, del mismo modo que ata a la entidad viviente a las actividades fruitivas, ata también a madre Yaśodā y a Nanda Mahārāja con el cariño paternal. Ése es Su pasatiempo.