SB 10.13.8

kṛṣṇasya viṣvak puru-rāji-maṇḍalair
abhyānanāḥ phulla-dṛśo vrajārbhakāḥ
sahopaviṣṭā vipine virejuś
chadā yathāmbhoruha-karṇikāyāḥ
Palabra por palabra: 
kṛṣṇasya viṣvak — rodeando a Kṛṣṇa; puru-rāji-maṇḍalaiḥ — con varios círculos de compañeros; abhyānanāḥ — todos miraban hacia el centro, donde estaba sentado Kṛṣṇa; phulla-dṛśaḥ — sus rostros tenían un aspecto muy brillante debido al placer trascendental; vraja-arbhakāḥ — todos los pastorcillos de Vrajabhūmi; saha-upaviṣṭāḥ — sentarse con Kṛṣṇa; vipine — en el bosque; virejuḥ — tan bien y hermosamente hecho; chadāḥ — pétalos y hojas; yathā — tal y como; ambhoruha — de una flor de loto; karṇikāyāḥ — del verticilo.
Traducción: 
Como el verticilo de una flor de loto rodeado por sus hojas y pétalos, Kṛṣṇa Se sentó en el centro, rodeado de los muy hermosos vaqueritos, que formaron círculos en torno a Él. Cada uno de ellos buscaba a Kṛṣṇa con la mirada, pensando que tal vez Kṛṣṇa le mirase a él. De ese modo, todos ellos disfrutaron de su almuerzo en el bosque.
Significado: 

El devoto puro siempre puede ver a Kṛṣṇa, como se afirma en la Brahma-saṁhitā (santaḥ sadaiva hṛdayeṣu vilokayanti), y como el propio Kṛṣṇa indica en la Bhagavad-gītā (sarvataḥ pāṇi-pādaṁ tat sarvato 'kṣi-śiro-mukham). Si, por acumular actividades piadosas (kṛta-puṇya-puñjāḥ), nos elevamos al plano del servicio devocional puro, siempre podremos ver a Kṛṣṇa en lo más hondo del corazón. Quien alcanza esa perfección posee la belleza plena de la bienaventuranza trascendental. El actual movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa es un intento de mantener a Kṛṣṇa en el centro, pues, con ello, todas las actividades resultarán por naturaleza hermosas y bienaventuradas.