SB 10.2.1-2

śrī-śuka uvāca
pralamba-baka-cāṇūra-
tṛṇāvarta-mahāśanaiḥ
muṣṭikāriṣṭa-dvivida-
pūtanā-keśi-dhenukaiḥ
anyaiś cāsura-bhūpālair
bāṇa-bhaumādibhir yutaḥ
yadūnāṁ kadanaṁ cakre
balī māgadha-saṁśrayaḥ
Palabra por palabra: 
śrī-śukaḥ uvāca — Śrī Śukadeva Gosvāmī dijo; pralamba — por el asura Pralamba; baka — por el asura Baka; cāṇūra — por el asura Cāṇūra; tṛṇāvarta — por el asura Tṛṇāvarta; mahāśanaiḥ — por Aghāsura; muṣṭika — por el asura Muṣṭika; ariṣṭa — por el asura Ariṣṭa; dvivida — por el asura Dvivida; pūtanā — por Pūtanā; keśi — por Keśī; dhenukaiḥ — por Dhenuka; anyaiḥ ca — y por muchos otros; asura-bhūpālaiḥ — por reyes demoníacos en la superficie del planeta; bāṇa — por el rey Bāṇa; bhauma — por Bhaumāsura; ādibhiḥ — así como por otros; yutaḥ — ayudado; yadūnām — de los reyes de la dinastía Yadu; kadanam — persecución; cakre — realizó sistemáticamente; balī — muy poderoso; māgadha-saṁśrayaḥ — bajo la protección de Jarāsandha, el rey de Magadha.
Traducción: 
Śukadeva Gosvāmī dijo: Bajo la protección de Magadharāja, Jarāsandha, el poderoso Kaṁsa comenzó a perseguir a los reyes de la dinastía Yadu. Para ello contó con la colaboración de demonios tales como Pralamba, Baka, Cāṇūra, Tṛṇāvarta, Aghāsura, Muṣṭika, Ariṣṭa, Dvivida, Pūtanā, Keśī, Dhenuka, Bāṇāsura, Narakāsura y muchos otros reyes demoníacos que poblaban la superficie de la Tierra.
Significado: 

Este verso respalda la siguiente afirmación del Señor en la Bhagavad-gītā (4.7-8):

yadā yadā hi dharmasya
glānir bhavati bharata
abhyutthānam adharmasya
tadātmānaṁ sṛjāmy aham

paritrāṇāya sādhūnāṁ
vināśāya ca duṣkṛtām
dharma-saṁsthāpanārthāya
sambhavāmi yuge yuge

«Cuando quiera y dondequiera que disminuya la práctica religiosa, ¡oh, descendiente de Bharata!, y aumente la irreligión de manera predominante, en ese momento, desciendo personalmente. Para liberar a los piadosos y aniquilar a los malvados, así como para restablecer los principios de la religión, Yo mismo desciendo, milenio tras milenio».

El Señor mantiene el mundo material para dar a todos los seres la oportunidad de ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios, pero, por desdicha, los reyes y dirigentes políticos tratan de impedir que se cumpla el propósito del Señor. Por esa razón, el Señor adviene en Su forma personal, o mediante Sus porciones plenarias, para restablecer el orden. Dicen las Escrituras:

garbhaṁ sañcārya rohiṇyāṁ
devakyā yogamāyayā
tasyāḥ kukṣiṁ gataḥ kṛṣṇo
dvitīyo vibudhaiḥ stutaḥ

«Kṛṣṇa Se manifestó en el vientre de Devakī después de transferir a Baladeva al vientre de Rohiṇī mediante el poder de Yogamāyā». Yadubhiḥ sa vyarudhyata. Los reyes de la dinastía Yadu eran todos devotos, pero fueron perseguidos por muchos demonios poderosos, como Śālva. En ese entonces, Jarāsandha, el suegro de Kaṁsa, era extraordinariamente poderoso, y Kaṁsa, amparándose en su protección y en la ayuda de los demonios, persiguió a los reyes de la dinastía Yadu. Los demonios parecían por naturaleza más poderosos que los semidioses, pero al final, gracias a la ayuda de la Suprema Personalidad de Dios, los demonios fueron derrotados y el triunfo fue para los semidioses.