SB 10.2.25

brahmā bhavaś ca tatraitya
munibhir nāradādibhiḥ
devaiḥ sānucaraiḥ sākaṁ
gīrbhir vṛṣaṇam aiḍayan
Palabra por palabra: 
brahmā — el semidiós supremo de cuatro cabezas; bhavaḥ ca — y el Señor Śiva; tatra — allí; etya — llegar; munibhiḥ — acompañados por grandes sabios; nārada-ādibhiḥ — por Nārada y otros; devaiḥ — y por semidioses como Indra, Candra y Varuṇa; sa-anucaraiḥ — con sus seguidores; sākam — todos juntos; gīrbhiḥ — con sus oraciones trascendentales; vṛṣaṇam — a la Suprema Personalidad de Dios, que puede conceder bendiciones a todos; aiḍayan — complacieron.
Traducción: 
El Señor Brahmā y el Señor Śiva, acompañados por grandes sabios como Nārada, Devala y Vyāsa, y por otros semidioses como Indra, Candra y Varuṇa, llegaron a la habitación de Devakī. Todos juntos, permaneciendo invisibles, ofrecieron oraciones y respetuosas reverencias a la Suprema Personalidad de Dios, que puede conceder bendiciones a todos.
Significado: 

Dvau bhūta-sargau loke 'smin daiva āsura eva ca (Padma Purāṇa). Hay dos clases de hombres, los daivas y los asuras, entre los cuales hay muchísima diferencia. Kaṁsa, que era un asura, siempre estaba haciendo planes para matar a la Suprema Personalidad de Dios o a Su madre, Devakī. De ese modo, él también era consciente de Kṛṣṇa. Pero los devotos son conscientes de Kṛṣṇa con actitud favorable (viṣṇu-bhaktaḥ smṛto daivaḥ). Brahmā es tan poderoso que se encarga de crear todo un universo, pero fue personalmente a recibir a la Suprema Personalidad de Dios. Bhava, el Señor Śiva, siempre está gozoso cantando el santo nombre del Señor. ¿Y qué se puede decir de Nārada? Nārada-muni, bājāya vīṇā, rādhikā-ramaṇa-nāme. Nārada Muni está siempre cantando las glorias del Señor, y se dedica a viajar por todo el universo para reunirse con algún devoto o para hacer devoto a alguien. Por la gracia de Nārada, hasta un cazador se hizo devoto. Śrīla Sanātana Gosvāmī, en su Toṣaṇī, dice que la palabra nārada-ādibhiḥ significa que Nārada y los semidioses estaban acompañados de otras personas, como Sanaka y Sanātana, todos los cuales fueron a felicitar y a dar la bienvenida a la Suprema Personalidad de Dios. El propio Kaṁsa, que planeaba matar a Devakī, también esperaba la llegada de la Suprema Personalidad de Dios (pratīksaṁs taj-janma).