SB 10.3.12

athainam astaud avadhārya pūruṣaṁ
paraṁ natāṅgaḥ kṛta-dhīḥ kṛtāñjaliḥ
sva-rociṣā bhārata sūtikā-gṛhaṁ
virocayantaṁ gata-bhīḥ prabhāva-vit
Palabra por palabra: 
atha — a continuación; enam — al niño; astaut — ofreció oraciones; avadhārya — comprendiendo con toda seguridad que el bebé era la Suprema Personalidad de Dios; pūruṣam — la Persona Suprema; param — trascendental; nata-aṅgaḥ — postrándose; kṛta-dhīḥ — concentrando su atención; kṛta-añjaliḥ — con las manos juntas; sva-rociṣ — por el brillo de Su belleza personal; bhārata — ¡oh, Mahārāja Parīkṣit, descendiente de Mahārāja Bharata!; sūtikā-gṛham — el lugar en que había nacido el Señor; virocayantam — iluminando los alrededores; gata-bhīḥ — todos sus temores desaparecieron; prabhāva-vit — ahora podía comprender la influencia (de la Suprema Personalidad de Dios).
Traducción: 
¡Oh, Mahārāja Parīkṣit, descendiente del rey Bharata!, Vasudeva comprendía que aquel niño era la Suprema Personalidad de Dios, Nārāyaṇa. Como no tenía la menor duda acerca de esa conclusión, quedó libre de todo temor. Postrándose con las manos juntas y concentrando su atención, ofreció oraciones al bebé, que iluminaba con Su influencia natural el lugar en que había nacido.
Significado: 

Completamente maravillado, Vasudeva concentraba ahora su atención en la Suprema Personalidad de Dios. Como comprendía la influencia del Señor Supremo, estaba, ciertamente, libre de todo temor, pues se daba cuenta de que el Señor había aparecido para protegerle (gata-bhīḥ prabhāva-vit). Al comprender que era la Suprema Personalidad de Dios quien estaba ante él, Le ofreció las oraciones adecuadas, como veremos a continuación.