SB 10.5.18

tata ārabhya nandasya
vrajaḥ sarva-samṛddhimān
harer nivāsātma-guṇai
ramākrīḍam abhūn nṛpa
Palabra por palabra: 
tataḥ ārabhya — desde el mismo momento en que; nandasya — de Mahārāja Nanda; vrajaḥ — Vrajabhūmi, la tierra para proteger y criar vacas; sarva-samṛddhimān — gozó de toda clase de riquezas y opulencias; hareḥ nivāsa — de la morada de la Suprema Personalidad de Dios; ātma-guṇaiḥ — con las cualidades trascendentales; ramā-ākrīḍam — el lugar de los pasatiempos de la diosa de la fortuna; abhūt — se volvió; nṛpa — ¡oh, rey (Mahārāja Parīkṣit)!.
Traducción: 
¡Oh, Mahārāja Parīkṣit!, el hogar de Nanda Mahārāja es eternamente la morada de la Suprema Personalidad de Dios y de Sus cualidades trascendentales, de modo que, por naturaleza, está siempre dotado con plenitud de opulencias y riquezas. Aun así, desde el mismo momento del advenimiento del Señor Kṛṣṇa, fue el lugar de los pasatiempos de la diosa de la fortuna.
Significado: 

Como se afirma en la Brahma-saṁhitā (5.29): lakṣmī-sahasra-śata-sambhrama-sevyamānaṁ govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi. La morada de Kṛṣṇa goza siempre del servicio de cientos de miles de diosas de la fortuna. Allí donde Kṛṣṇa va, la diosa de la fortuna tiene su morada natural a Su lado. La principal de las diosas de la fortuna es Śrīmatī Rādhārāṇī. Por lo tanto, el advenimiento de Kṛṣṇa en la región de Vraja indica que la principal diosa de la fortuna, Rādhārāṇī, iba a nacer muy pronto en ese mismo lugar. La morada de Nanda Mahārāja gozaba ya de grandes opulencias, y, con el advenimiento de Kṛṣṇa, su opulencia sería mayor en todos los sentidos.