SB 10.6.43

nandaḥ sva-putram ādāya
pretyāgatam udāra-dhīḥ
mūrdhny upāghrāya paramāṁ
mudaṁ lebhe kurūdvaha
Palabra por palabra: 
nandaḥ — Mahārāja Nanda; sva-putram ādāya — tomar a su hijo Kṛṣṇa en brazos; pretya-āgatam — como si Kṛṣṇa hubiera regresado de la muerte (nadie podía siquiera imaginar que un niño pudiera salvarse de aquel terrible peligro); udāra-dhīḥ — porque siempre era generoso y sencillo; mūrdhni — en la cabeza de Kṛṣṇa; upāghrāya — con el gesto ritual de oler; paramām — suprema; mudam — paz; lebhe — obtuvo; kuru-udvaha — ¡oh, Mahārāja Parīkṣit!.
Traducción: 
¡Oh, Mahārāja Parīkṣit, el mejor de los Kurus!, Nanda Mahārāja era una persona muy sencilla y generosa. Nada más llegar, tomó a su hijo Kṛṣṇa en brazos, como si la muerte se Lo hubiera devuelto, y olió la cabeza del niño en un gesto ritual que le hizo disfrutar, sin duda alguna, de felicidad trascendental.
Significado: 

Nanda Mahārāja no podía comprender por qué las personas que vivían en su casa habían dejado entrar a Pūtanā, ni podía imaginar la gravedad de la situación. No entendía que Kṛṣṇa había querido matar a Pūtanā, y que Sus pasatiempos eran obra de yogamāyā. Nanda Mahārāja simplemente pensaba que alguien había entrado en su casa y había ocasionado un gran trastorno. Nanda Mahārāja era una persona muy sencilla.