SB 10.8.43

itthaṁ vidita-tattvāyāṁ
gopikāyāṁ sa īśvaraḥ
vaiṣṇavīṁ vyatanon māyāṁ
putra-snehamayīṁ vibhuḥ
Palabra por palabra: 
ittham — de este modo; vidita-tattvāyām — cuando comprendió filosóficamente toda la verdad; gopikāyām — a madre Yaśodā; saḥ — el Señor Supremo; īśvaraḥ — el controlador supremo; vaiṣṇavīm — viṣṇumāyā, yogamāyā; vyatanot — expandió; māyām — yogamāyā; putra-sneha-mayīm — muy apegada debido al cariño maternal por su hijo; vibhuḥ — el Señor Supremo.
Traducción: 
Madre Yaśodā, por la gracia del Señor, pudo comprender la auténtica verdad. Sin embargo, el amo supremo, con la influencia de la energía interna, yogamāyā, la inspiró para que se absorbiese de nuevo en intensos sentimientos de cariño maternal por su hijo.
Significado: 

Madre Yaśodā había entendido toda la filosofía de la vida, pero al momento siguiente, por la influencia de yogamāyā, quedó sobrecogida de cariño hacia su hijo. ¿Quién iba a proteger a su hijo Kṛṣṇa, si ella no le cuidaba? Como no podía ver las cosas de otra forma, olvidó todas sus especulaciones filosóficas. Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura explica que ese olvido venía inspirado por la influencia de yogamāyā (mohana-sādharmyān māyām). Las personas materialistas están cautivadas por mahāmāya, mientras que los devotos, por disposición de la energía espiritual, están cautivados por yogamāyā.