SB 10.9.19

evaṁ sandarśitā hy aṅga
hariṇā bhṛtya-vaśyatā
sva-vaśenāpi kṛṣṇena
yasyedaṁ seśvaraṁ vaśe
Palabra por palabra: 
evam — de esta manera; sandarśitā — fue manifestada; hi — en verdad; aṅga — ¡oh, Mahārāja Parīkṣit!; hariṇā — por la Suprema Personalidad de Dios; bhṛtya-vaśyatā — Su cualidad trascendental de subordinarse a Su devoto o servidor; sva-vaśena — que sólo es controlado por Sí mismo; api — en verdad; kṛṣṇena — por Kṛṣṇa; yasya — de quien; idam — el universo entero; sa-īśvaram — con los poderosos semidioses, como el Señor Śiva y el Señor Brahmā; vaśe — bajo el control.
Traducción: 
¡Oh, Mahārāja Parīkṣit!, todo este universo, con sus grandes y excelsos semidioses, como el Señor Śiva, el Señor Brahmā y el Señor Indra, se halla bajo el control de la Suprema Personalidad de Dios. El Señor Supremo, sin embargo, posee un atributo trascendental: Se deja controlar por Sus devotos. Ésa era la cualidad que Kṛṣṇa manifestaba ahora en ese pasatiempo.
Significado: 

Este pasatiempo de Kṛṣṇa es muy difícil de entender, pero los devotos pueden entenderlo. Las Escrituras, por lo tanto, dicen: darśayaṁs tad-vidāṁ loka ātmano bhakta-vaśyatām (Bhāg.10.11.9): El Señor manifiesta el atributo trascendental de ponerse bajo el control de Sus devotos. Como se afirma en la Brahma-saṁhitā (5.35):

eko 'py asau racayituṁ jagad-aṇḍa-koṭiṁ
yac-chaktir asti jagad-aṇḍa-cayā yad antaḥ
aṇḍāntara-stha-paramāṇu-cayāntara-sthaṁ
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

Con Su porción plenaria Paramātmā, el Señor controla innumerables universos, con todos sus semidioses; Él, sin embargo, consiente en ser controlado por el devoto. En los Upaniṣads se explica que la Suprema Personalidad de Dios puede correr más rápido que la mente, pero en estos versos vemos que Kṛṣṇa, pese a que trató de impedir que Su madre Le atase, finalmente fue vencido y madre Yaśodā logró atraparle. Lakṣmī-sahasra-śata-sambhrama-sevyamānam: Kṛṣṇa es servido por cientos de miles de diosas de la fortuna. Y, a pesar de ello, roba mantequilla como si no tuviera ni para comer. Yamarāja, el controlador de todas las entidades vivientes, teme la orden de Kṛṣṇa, pero Kṛṣṇa teme el palo de Su madre. Los que no son devotos no pueden entender estas contradicciones, pero el devoto puede entender lo poderoso que es el servicio devocional puro que se ofrece a Kṛṣṇa; es tan poderoso que Kṛṣṇa puede ser controlado por el devoto puro. Bhṛtya-vaśyatā no significa que Él esté sometido al control de Su sirviente, sino que está bajo el control del amor puro del sirviente. En la Bhagavad-gītā (1.21), se explica que Kṛṣṇa actuó como auriga de Arjuna. Arjuna Le ordenó: senayor ubhayor madhye rathaṁ sthāpaya me 'cyuta: «Mi querido Kṛṣṇa, Tú has accedido a ser mi auriga y a seguir mis órdenes. Lleva mi cuadriga entre los dos ejércitos». Kṛṣṇa cumplió esa orden inmediatamente, por lo cual podría argumentarse que tampoco Kṛṣṇa es independiente. Pero eso es nuestra propia ignorancia, ajñāna. Kṛṣṇa goza siempre de plena independencia; cuando Se subordina a Sus devotos, lo hace como una manifestación de ānanda-cinmaya-rasa, el humor de las cualidades trascendentales que aumenta Su placer trascendental. Como todo el mundo adora a Kṛṣṇa como Suprema Personalidad de Dios, Él a veces desea ser controlado por otros. Y nadie más Le puede controlar que Su devoto puro.