SB 2.2.23

yogeśvarāṇāṁ gatim āhur antar-
bahis-tri-lokyāḥ pavanāntar-ātmanām
na karmabhis tāṁ gatim āpnuvanti
vidyā-tapo-yoga-samādhi-bhājām
Palabra por palabra: 
yoga-īśvarāṇām — de los grandes santos y devotos; gatim — destino; āhuḥ — se dice; antaḥ — dentro; bahiḥ — fuera; tri-lokyāḥ — de los tres sistemas planetarios; pavana-antaḥ — dentro del aire; ātmanām — del cuerpo sutil; na — nunca; karmabhiḥ — mediante actividades fruitivas; tām — esa; gatim — rapidez; āpnuvanti — logra; vidyā — servicio devocional; tapaḥ — austeridades; yoga — poder místico; samādhi — conocimiento; bhājām — de aquellos que consideran.
Traducción: 
A los trascendentalistas les interesa el cuerpo espiritual. Así pues, en virtud de su servicio devocional, austeridades, poder místico y conocimiento trascendental, sus movimientos no están restringidos ni dentro ni fuera de los mundos materiales. Los trabajadores fruitivos, o la gente muy materialista, nunca pueden desplazarse de una manera así de libre.
Significado: 

El esfuerzo que hace el científico materialista para llegar a otros planetas mediante vehículos mecánicos, es sólo un intento vano. Sin embargo, uno puede llegar a los planetas celestiales por medio de sus actividades virtuosas, pero nunca puede esperar que irá más allá de Svarga o Janaloka mediante esa clase de actividades mecánicas o materialistas, ya sean burdas o sutiles. Los trascendentalistas que no tienen nada que ver con el cuerpo material burdo, pueden desplazase por todas partes, dentro o fuera de los mundos materiales. Dentro de los mundos materiales se desplazan por los sistemas planetarios del Maharloka, Janaloka, Tapoloka y Satyaloka, y más allá de los mundos materiales pueden desplazarse por los Vaikuṇṭhas como cosmonautas que no tienen restricciones. Nārada Muni es uno de los ejemplos de esa clase de cosmonautas, y Durvāsā Muni es uno de esos místicos. En virtud del servicio devocional, las austeridades, los poderes místicos y el conocimiento trascendental, todo el mundo puede desplazarse como Nārada Muni o Durvāsā Muni. Se dice que en el lapso de un solo año, Durvāsā Muni viajó por todo el espacio material y parte del espacio espiritual. La velocidad de los trascendentalistas nunca la pueden alcanzar ni los materialistas burdos, ni los sutiles.