SB 2.9.21

varaṁ varaya bhadraṁ te
vareśaṁ mābhivāñchitam
brahmañ chreyaḥ-pariśrāmaḥ
puṁsāṁ mad-darśanāvadhiḥ
Palabra por palabra: 
varam — bendición; varaya — tan sólo pide; bhadram — auspicioso; te — a ti; vara-īśam — el dador de toda bendición; (mām) — de Mí; abhivāñchitam — deseando; brahman — ¡oh, Brahmā!; śreyaḥ — el éxito deseado; pariśrāmaḥ — para todas las penitencias; puṁsām — para todo el mundo; mat — Mi; darśana — iluminación personal; avadhiḥ — hasta el límite de.
Traducción: 
Yo te deseo buena suerte. ¡Oh, Brahmā!, puedes pedirme a Mí, el dador de toda bendición, todo lo que desees. Has de saber que la bendición máxima, que se obtiene como resultado de todas las penitencias, es la de verme a Mí mediante la iluminación personal.
Significado: 

La comprensión última acerca de la Verdad Suprema consiste en conocer y ver cara a cara a la Personalidad de Dios. La comprensión de los aspectos Brahman impersonal y Paramātmā localizado de la Personalidad de Dios no es la comprensión última. Cuando uno logra una comprensión perfecta del Señor Supremo, no se esfuerza muchos en ejecutar esas penitencias. La siguiente etapa de la vida consiste en prestarle servicio devocional al Señor, tan sólo para satisfacerlo. En otras palabras, aquel que ha comprendido y visto al Señor Supremo ha conseguido toda perfección, debido a que todo se encuentra incluido en esa etapa, que es la más elevada y perfecta. Sin embargo, los impersonalistas y los seudomísticos no pueden alcanzar ese estado.