SB 3.1.2

yad vā ayaṁ mantra-kṛd vo
bhagavān akhileśvaraḥ
pauravendra-gṛhaṁ hitvā
praviveśātmasāt kṛtam
Palabra por palabra: 
yat — la casa; vai — qué más se puede decir; ayam — Śrī Kṛṣṇa; mantra-kṛt — ministro; vaḥ — vosotros; bhagavān — la Personalidad de Dios; akhila-īśvaraḥ — el Señor de todas las cosas; pauravendra — Duryodhana; gṛham — casa; hitvā — abandonando; praviveśa — entraba; ātmasāt — identificar con uno mismo; kṛtam — aceptaba así.
Traducción: 
¿Qué más se puede decir de la residencia de los Pāṇḍavas? Śrī Kṛṣṇa, el Señor de todas las cosas, actuaba como vuestro ministro. Solía entrar en esa casa como si de la Suya propia se tratara, y no prestaba atención alguna a la casa de Duryodhana.
Significado: 

Según la filosofía gauḍīya del acintya-bhedābeda-tattva, todo aquello que satisface los sentidos del Señor Supremo, Śrī Kṛṣṇa, es también Śrī Kṛṣṇa. Por ejemplo, Śrī Vṛndāvana-dhāma no es diferente de Śrī Kṛṣṇa (tad- dhāma vṛndāvanam), ya que en Vṛndāvana el Señor disfruta de la dicha trascendental de Su potencia interna. En forma similar, la casa de los Pāṇḍavas también era fuente de dicha trascendental para el Señor. Se menciona aquí que el Señor identificaba la casa con Su propio Ser. Así pues, la casa de los Pāṇḍavas estaba al mismo nivel que Vṛndāvana, y Vidura no debió abandonar ese lugar de dicha trascendental. Por tanto, la razón por la cual abandonó la casa no fue precisamente una desavenencia familiar; más bien, Vidura aprovechó la oportunidad para reunirse con Maitreya Ṛṣi y hablar sobre conocimiento trascendental. Para una persona santa como Vidura, cualquier molestia causada por asuntos mundanos es insignificante. Sin embargo, dichas molestias son algunas veces favorables para el logro de una comprensión superior, y, por lo tanto, Vidura aprovechó una desavenencia familiar con objeto de encontrarse con Maitreya Ṛṣi.