SB 3.13.31

sva-daṁṣṭrayoddhṛtya mahīṁ nimagnāṁ
sa utthitaḥ saṁruruce rasāyāḥ
tatrāpi daityaṁ gadayāpatantaṁ
sunābha-sandīpita-tīvra-manyuḥ
Palabra por palabra: 
sva-daṁṣṭrayā — con Sus propios colmillos; uddhṛtya — levantando; mahīm — la Tierra; nimagnām — sumergida; saḥ — Él; utthitaḥ — levantando; saṁruruce — apareció muy esplendoroso; rasāyāḥ — del agua; tatra — allí; api — también; daityam — al demonio; gadayā — con la maza; āpatantam — acometiendo contra Él; sunābha — la rueda de Kṛṣṇa; sandīpita — candente; tīvra — feroz; manyuḥ — ira.
Traducción: 
El avatāra Jabalí, con gran facilidad, tomó la Tierra sobre Sus colmillos, y la sacó del agua. De este modo, Su presencia era esplendorosa. Entonces, candente Su ira como la rueda Sudarśana, mató inmediatamente al demonio [Hiraṇyākṣa], aunque éste trató de luchar con el Señor
Significado: 

De acuerdo con Śrīla Jīva Gosvāmī, las Escrituras védicas describen la encarnación de Śrī Varāha (Jabalí) en dos devastaciones distintas, la devastación Cākṣuṣa y la devastación Svāyambhuva. En realidad, el advenimiento de esta encarnación jabalí en particular ocurrió en la devastación Svāyambhuva, cuando todos los planetas, a excepción de los más elevados (Jana, Mahar y Satya), se hundieron bajo el agua de la devastación. Esta encarnación del jabalí en concreto la vieron los habitantes de los planetas arriba citados. Śrīla Viśvanātha Cakravartī indica que el sabio Maitreya aunó ambas encarnaciones jabalí, de distintas devastaciones, y las resumió en la descripción que hizo a Vidura.