SB 3.14.42

ditir uvāca
vadhaṁ bhagavatā sākṣāt
sunābhodāra-bāhunā
āśāse putrayor mahyaṁ
mā kruddhād brāhmaṇād prabho
Palabra por palabra: 
ditiḥ uvāca — Diti dijo; vadham — la matanza; bhagavatā — por la Suprema Personalidad de Dios; sākṣāt — directamente; sunābha — con Su arma Sudarśana; udāra — muy magnánima; bāhunā — por los brazos; āśāse — yo deseo; putrayoḥ — de los hijos; mahyam — míos; — que nunca ocurra; kruddhāt — por la ira; brāhmaṇāt — de los brāhmaṇas; prabho — ¡oh, esposo mio!.
Traducción: 
Diti dijo: Es muy bueno que mis hijos vayan a ser muertos magnánimamente por los brazos de la Personalidad de Dios con Su arma Sudarśana. ¡Oh, esposo mío! ¡Que nunca mueran a causa de la ira de los devotos brāhmaṇas!
Significado: 

Cuando Diti oyó a su esposo decir que las grandes almas se enfurecerían por las actividades de sus hijos, sintió gran ansiedad. Pensó que sus hijos podían morir a causa de la ira de los brāhmaṇas. El Señor no aparece cuando los brāhmaṇas se enfurecen con alguien, porque la ira de un brāhmaṇa es suficiente en sí misma. Pero ciertamente aparece cuando Su devoto está, simplemente, lleno de pesar. El devoto del Señor nunca ora al Señor pidiendo que aparezca con motivo de los problemas que los malvados le ocasionan, y nunca Le molesta para pedirle protección. Más bien, el Señor está ansioso de proteger a los devotos. Diti sabía bien que el hecho de que el Señor matase a sus hijos sería también misericordia Suya, y dice, por lo tanto, que la rueda y los brazos del Señor son magnánimos. Si alguien es muerto por la rueda del Señor y, de esta forma, tiene la fortuna suficiente como para ver los brazos del Señor, esto basta para que se libere. Semejante buena fortuna no la consiguen ni siquiera los grandes sabios.