SB 3.16.27

brahmovāca
atha te munayo dṛṣṭvā
nayanānanda-bhājanam
vaikuṇṭhaṁ tad-adhiṣṭhānaṁ
vikuṇṭhaṁ ca svayaṁ-prabham
Palabra por palabra: 
brahmā uvāca — Brahmā dijo; atha — ahora; te — aquellos; munayaḥ — sabios; dṛṣṭv — tras ver; nayana — de los ojos; ānanda — placer; bhājanam — produciendo; vaikuṇṭham — el planeta Vaikuṇṭha; tat — de Él; adhiṣṭhānam — la morada; vikuṇṭham — la Suprema Personalidad de Dios; ca — y; svayam-prabham — autoluminoso.
Traducción: 
Brahmā dijo: Tras ver al Señor de Vaikuṇṭha, la Suprema Personalidad de Dios, en el autoluminoso planeta Vaikuṇṭha, los sabios dejaron aquella morada trascendental.
Significado: 

La morada trascendental de la Suprema Personalidad de Dios, como se declara en la Bhagavad-gītā y se confirma en este verso, es autoluminosa. En la Bhagavad-gītā se dice que en el mundo espiritual no hay necesidad de sol, luna ni electricidad. Esto indica que allí todos los planetas son autoluminosos, autosuficientes e independientes; todo allí es completo. Śrī Kṛṣṇa dice que, una vez que se llega a ese planeta Vaikuṇṭha, nunca se regresa. Los habitantes de Vaikuṇṭha nunca vuelven al mundo material, pero el incidente de Jaya y Vijaya fue un caso distinto. Vinieron al mundo material por un tiempo, y después regresaron a Vaikuṇṭha.