SB 3.20.16

tasya nābher abhūt padmaṁ
sahasrārkoru-dīdhiti
sarva-jīvanikāyauko
yatra svayam abhūt svarāṭ
Palabra por palabra: 
tasya — del Señor; nābheḥ — del ombligo; abhūt — brotó; padmam — un loto; sahasra-arka — mil soles; uru — más; dīdhiti — con un resplandor deslumbrante; sarva — todas; jīva-nikāya — donde están en suspenso las almas condicionadas; okaḥ — lugar; yatra — donde; svayam — él mismo; abhūt — se manifestó; sva-rāṭ — el todopoderoso (el Señor Brahmā).
Traducción: 
Del ombligo de la Personalidad de Dios, Garbhodakaśāyī Viṣṇu, brotó una flor de loto, refulgente como mil soles ardientes. Esa flor de loto es el receptáculo de todas las almas condicionadas, y la primera entidad viviente que salió de ella fue el todopoderoso Brahmā.
Significado: 

Este verso nos indica que las almas condicionadas que quedaron en suspenso dentro del cuerpo de la Personalidad de Dios después de la disolución de la última creación salieron en la forma conjunta total del loto, que recibe el nombre de hiraṇyagarbha. La primera entidad viviente que salió fue el Señor Brahmā, que puede crear de forma independiente el resto del universo manifestado. Se describe aquí que el loto era tan refulgente como el resplandor de mil soles. Esto indica que las entidades vivientes, como partes integrales del Señor Supremo, son cualitativamente iguales a Él, puesto que el Señor también difunde Su refulgencia corporal, denominada brahmajyoti. Aquí se confirma la descripción de Vaikuṇṭhaloka expuesta en la Bhagavad-gītā y otras Escrituras védicas. En Vaikuṇṭha, el cielo espiritual, no se necesitan la luz del Sol ni de la Luna, ni la electricidad, ni el fuego. Allí cada planeta tiene luz propia, como el Sol.