SB 3.22.33

sabhāryaḥ saprajaḥ kāmān
bubhuje 'nyāvirodhatāh
saṅgīyamāna-sat-kīrtiḥ
sastrībhiḥ sura-gāyakaiḥ
praty-ūṣeṣv anubaddhena
hṛdā śṛṇvan hareḥ kathāḥ
Palabra por palabra: 
sa-bhāryaḥ — con su esposa; sa-prajaḥ — con sus súbditos; kāmān — de las necesidades de la vida; bubhuje — disfrutó; anya — de otros; avirodhataḥ — sin perturbación; saṅgīyamāna — siendo alabado; sat-kīrtiḥ — fama por actividades piadosas; sa-strībhiḥ — con sus esposas; sura-gāyakaiḥ — por músicos celestiales; prati-ūṣeṣu — cada amanecer; anubaddhena — estando apegado; hṛdā — con el corazón; śṛṇvan — escuchando; hareḥ — del Señor Hari; kathāḥ — los temas.
Traducción: 
El emperador Svāyambhuva Manu disfrutó de la vida con su esposa y sus súbditos, y satisfizo sus deseos, libre de la perturbación de principios indeseables contrarios al proceso religioso. Coros de músicos celestiales acompañados de sus esposas cantaban la fama inmaculada del emperador, y él cada día, por la mañana temprano, solía escuchar los pasatiempos de la Suprema Personalidad de Dios con el corazón lleno de amor.
Significado: 

La verdadera meta de la sociedad humana es alcanzar la perfección en el proceso de conciencia de Kṛṣṇa. No hay nada en contra de vivir con esposa e hijos, pero se debe llevar una vida que no vaya contra los principios de la religión, el desarrollo económico, el disfrute regulado de los sentidos y, por último, la liberación de la existencia material. Los principios védicos están concebidos de tal manera que las almas condicionadas que han venido a la existencia material puedan tener un guía para satisfacer sus deseos materiales, y al mismo tiempo puedan ir de vuelta a Dios, de regreso al hogar.

Se entiende que el emperador Svāyambhuva Manu disfrutó de su vida familiar siguiendo esos principios. Aquí se dice que por la mañana temprano había músicos que, acompañándose con sus instrumentos, solían cantar las glorias del Señor, y el emperador en persona escuchaba, con su familia, los pasatiempos de la Persona Suprema. En la India, esta costumbre sigue todavía en boga en algunos templos y familias reales. Músicos profesionales cantan con śahnāīs, y los miembros de la casa poco a poco abandonan el sueño y se levantan de la cama envueltos en una agradable atmósfera. A la hora de acostarse, los cantantes cantan también acerca de los pasatiempos del Señor, acompañándose con śahnāīs, y los jefes de familia se van quedando dormidos mientras recuerdan las glorias del Señor. En todas las casas, además de los cantos, se preparan clases de Bhāgavatam por la tarde; los miembros de la familia se sientan, hacen un kīrtana de Hare Kṛṣṇa, escuchan narraciones del Śrīmad-Bhāgavatam y de la Bhagavad-gītā, y disfrutan de la música antes de irse a la cama. En sus corazones vive la atmósfera creada por este movimiento de saṅkīrtana, y, mientras duermen, sueñan también con el canto y la glorificación del Señor. De esta manera se puede obtener una conciencia de Kṛṣṇa perfecta. Esa práctica es muy antigua, como nos explica este verso del Śrīmad-Bhāgavatam; hace millones de años, Svāyambhuva Manu aprovechaba esa oportunidad para vivir su vida familiar envuelto en la paz y prosperidad de una atmósfera consciente de Kṛṣṇa.

En cuanto a templos, encontraremos uno en todos y cada uno de los palacios reales o casas de hombres ricos sin excepción; los miembros de la familia se levantan temprano por la mañana y van al templo para asistir a la ceremonia de maṅgalārātrika. La ceremonia de maṅgalārātrika es la primera adoración de la mañana. En la ceremonia de ārātrika se ofrece una lamparita, moviéndola en círculos ante las Deidades, y también una caracola, flores y un abanico. Se considera que el Señor Se levanta temprano por la mañana, toma un pequeño refrigerio y da audiencia a los devotos. Los devotos luego regresan a la casa o cantan en el templo las glorias del Señor. La ceremonia de primeras horas de la mañana sigue celebrándose en los templos y palacios de la India. Los templos son para que se reúna la gente en general. Los templos interiores de los palacios son especialmente para las familias reales, pero en muchos de esos templos palaciegos se permite la concurrencia pública. El templo del rey de Jaipur está dentro del palacio, pero se permite que vaya la gente; siempre que vayamos, veremos que está lleno con un mínimo de quinientos devotos. Después de la ceremonia de maṅgalārātrika, se sientan y cantan las glorias del Señor con instrumentos musicales, y así disfrutan de la vida. Esa adoración en el templo por parte de las familias reales se menciona también en la Bhagavad-gītā, donde se afirma que aquellos que no consiguen alcanzar el éxito en los principios del bhakti-yoga en el período de una vida, en su siguiente vida reciben la oportunidad de nacer en una familia rica, en una familia real o en una familia de brāhmaṇas eruditos o devotos. Alguien que reciba la oportunidad de nacer en una de esas familias puede obtener las ventajas de una atmósfera consciente de Kṛṣṇa sin dificultad. Un niño que nazca en esa atmósfera rebosante de Kṛṣṇa es seguro que se volverá consciente de Kṛṣṇa. En esa vida se le ofrece de nuevo la perfección que no logró alcanzar en su última vida, y puede volverse perfecto sin duda alguna.